vida moderna

Ojo: esta condición afecta el buen funcionamiento del cerebro

El cerebro está capacitado para realizar diversas actividades; sin embargo, existen hábitos que lo pueden dañar.


El cerebro es el órgano que controla los movimientos voluntarios, el habla, la inteligencia, la memoria, las emociones u procesa la información que se recibe por medio de los sentidos. Por ejemplo, si se toca un horno caliente, los nervios de la piel enviarán un mensaje de dolor al cerebro y este responderá enviando un mensaje a los músculos de la mano para retirarla del fuego.

Sin embargo, existen hábitos que pueden dañar el funcionamiento de este órgano tan importante. La Organización Mundial de la Salud ha dado a conocer algunas de las causas que traen graves consecuencias para el cerebro, entre ellas el alto consumo de azúcares, no desayunar, fumar, exponerse con frecuencia a ambientes contaminados, no dormir lo suficiente, comer en exceso, consumir excesivas cantidades de alcohol, falta de estímulos mentales y situaciones de estrés y violencia.

Según las investigaciones de un grupo de científicos publicadas en la revista Current Biology, cuando el cerebro está sometido a un trabajo intenso, la acumulación de sustancias tóxicas en la corteza prefrontal es la responsable directa del agotamiento físico porque se produce un excesivo trabajo mental.

“Nuestros hallazgos muestran que el trabajo cognitivo da como resultado una verdadera alteración funcional, la acumulación de sustancias nocivas”, apuntó el investigador de la Universidad Pitié-Salpêtrière en París, Mathias Pessiglione.

De este modo, la fatiga es una de las condiciones de mayor impacto que disminuye la salud del cerebro. Algunas teorías influyentes indicas que “la fatiga es una especie de ilusión inventada por el cerebro para que dejemos de hacer lo que estemos haciendo y pasemos a una actividad más gratificante”, pero Pessiglione indica que ahora también es una señal “que nos hace dejar de trabajar para preservar la integridad del funcionamiento del cerebro”.

Los científicos observaron que luego de un duro trabajo mental, las personas optaban por cambiar hacia acciones que proponían recompensas en poco tiempo y con poco esfuerzo. Por esta razón, se sobreentiende que no solo el duro trabajo físico agota, sino que sentarse a pensar mucho durante horas también provoca cansancio.

Además de esto, los científicos evidenciaron que las personas tenían los niveles más altos de glutamato, es decir, uno de los neurotransmisores más importantes del sistema nervioso, en las sinapsis de la corteza prefrontal del cerebro. Esto indica que la activación adicional de la corteza prefrontal cuesta más, de modo que el control cognitivo es más difícil después de un día de trabajo mentalmente duro.

Como consecuencia de esta alteración cognitiva, el control sobre las decisiones se vuelve más difícil y se es más propenso a realizar acciones de bajo costo que no requieren esfuerzo. Según explicó Pessiglione, no hay una manera de evitar esto, y la única receta es descansar y dormir.

¿Cómo evitar la fatiga mental?

De acuerdo con el portal web Psicología y Mente, existen forma natural que ayudan a combatir esta condición sin necesidad de utilizar medicamentos.

  • Alimentación saludable: Cuando las personas experimenta cansancio mental, por lo general, no se alimentan correctamente y esto puede provocar que se pierda por completo la concentración y se sienta mucho más cansado. Por ello, es importante comer varias veces al día y es fundamental tomar carbohidratos, ya que la glucosa es una fuente de energía para el cerebro.