vida moderna

Pérdida de peso: los peligros de envolver el abdomen con plástico para adelgazar

Antes de iniciar nuevos método para bajar de peso se debe consultar con un especialista de la salud.


Bajar de peso no es fácil, y requiere compromiso. Sin embargo, mantener un peso saludable es muy importante pues si se tiene sobrepeso existen más riesgos de sufrir ciertos problemas de salud como enfermedades del corazón, ataques al cerebro o accidentes cerebrovasculares, o diabetes tipo 2.

Para quienes están luchando contra el exceso de peso, es posible que un plan de alimentación saludable y la actividad física periódica ayuden a perder kilos y a mantenerse en forma a largo plazo. Para mantener el peso, las calorías ingeridas deben equivaler a la energía consumida.

Según los centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), no importa cuál sea el objetivo para bajar de peso, pues, aunque se baje una modesta cantidad, como entre un 5 al 10 % del total del peso corporal, es probable que haya resultados beneficiosos para la salud.

Un estudio que incluyó a los participantes del Registro Nacional de Control del Peso reveló que quienes perdieron una cantidad significativa de peso y no lo recuperaron, reportaron mejoras no solo en cuanto a su salud física, también en su nivel de energía, movilidad física, estado de ánimo general y autoestima.

A pesar de lo anterior, es importante tener en cuenta que no todas las técnicas para adelgazar son seguras o apropiadas para cada persona. Por ejemplo, existen quienes, con el fin de reducir tallas, se envuelven el abdomen en plástico.

Dicha práctica, según el portal especializado Salud180, solo ofrece un efecto reductor momentáneo, “básicamente por la pérdida de agua, a través de las transpiración, y no se trata de una quema de grasa como tal”.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Cambridge, citada por el mismo medio, la descomposición de la grasa es un proceso complejo que solo es posible realizarlo de manera interna y no a través de la piel.

Además, envolver el abdomen en plástico puede representar algunos peligros para el organismo. Algunos de estos son:

  • Hígado: varios plásticos tienen en sus compuestos cloruro de polivinilo, el cual, tiene la capacidad de entrar a través de los poros y perjudicar el hígado.
  • Deshidratación: ya que se suda un poco más con el plástico, se puede generar una pérdida de líquidos, lo que causa fatiga y mareos.
  • Piel: la consecuencia más frecuente del uso de plástico en el abdomen son las irritaciones, rozaduras e incluso, cuando se usa por periodos prolongados, llagas en la piel.

Cabe resaltar que lo mejor es adoptar hábitos que ayuden a bajar de peso, pero que no generen afectaciones complejas de salud en el organismo. Estos son algunos de ellos:

1. Masticar despacio: el cerebro necesita tiempo para procesar que ha comido lo suficiente. Por esta razón, masticar bien los alimentos hace que se coma más lentamente, lo que se asocia con una menor ingesta, un aumento de saciedad y la tendencia a consumir porciones más pequeñas.

2. Alimentos ricos en fibra: comer alimentos ricos en fibra aseguran que la persona sienta saciedad durante más tiempo, reduciendo la ingesta de comida y la tentación de picar otras cosas menos saludables.

3. Dormir bien: para algunos expertos, dormir bien es una de las primeras reglas a la hora de adelgazar. Incluso puede resultar más importante que la dieta o el ejercicio. Estudios publicados en la revista científica Science Advances han demostrado la relación entre el déficit de sueño y el aumento de peso, según El Confidencial.

4. Reducir la ingesta de azúcar: uno de los mayores enemigos de un peso saludable es el azúcar refinado. Este producto es el responsable de los principales desórdenes metabólicos que producen sobrepeso y diabetes, según un estudio publicado en The Journal of Clinical Investigation.