Tendencias
pies; sequedad; hiperqueratosis
Los masajes y los remedios caseros pueden ayudar a tratar esta afección. - Foto: Getty Images

vida moderna

Pies resecos y agrietados: cuatro remedios caseros para hidratarlos

Estas preparaciones funcionan como un complemento para el tratamiento de los pies resecos. Por eso, es importante consultar con un profesional médico.

La piel seca es una condición generalmente temporal y puede variar en cada persona. Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala algunos de los síntomas que incluyen esta afección:

  • “Sensación de tirantez en la piel.
  • Piel que se ve y se siente áspera.
  • Picazón (prurito).
  • Descamación de la piel de leve a grave, que provoca un aspecto de color gris ceniza que puede afectar la piel seca morena y negra.
  • Descamación de leve a grave.
  • Aspecto de lecho seco y agrietado en la pierna.
  • Líneas o grietas finas.
  • Piel que varía de rojiza en la piel blanca a grisácea en la piel morena o negra.
  • Grietas profundas que podrían sangrar”.

Para el tratamiento de los pies secos, el portal E-consejos señala varios remedios fáciles de preparar en casa.

Remedio n.° 1

Ingredientes

  • Tres cucharadas de harina de arroz.
  • Una cucharada de miel.
  • Dos gotas de vinagre de manzana.

Procedimiento

  1. En una taza agregar todos los ingredientes y revolver muy bien.
  2. Antes del tratamiento remojar los pues en agua tibia por diez minutos.
  3. Aplicar el producto, realizando masajes suaves para retirar la piel muerta.
  4. Repetir el tratamiento tres veces a la semana para mejorar los resultados.

Remedio n.° 2

Ingredientes

  • Dos bananos.

Procedimiento

  • En un recipiente triturar los dos bananos hasta obtener una pasta.
  • Limpiar los pies previamente.
  • Aplicar la mezcla en los pies.
  • Dejarla actuar por 20 minutos.
  • Retirar con agua.

Remedio n.° 3

Ingredientes

  • Una taza de miel.
  • Agua.

Procedimiento

  1. Calentar el agua. Retirar cuando esté tibia.
  2. Añadir al agua la miel y revolver.
  3. Limpiar los pies.
  4. Aplicar la mezcla.
  5. Realizar masajes por 20 minutos.
  6. Utilizar una piedra pómez para exfoliar.

Remedio n.° 4

Ingredientes

  • Una taza de gel de aloe vera.
  • Agua tibia.
  • Piedra pómez.

Procedimiento

  1. Calentar el agua. Retirar del fuego cuando esté tibia.
  2. Remojar los pues en el agua.
  3. Con la piedra pómez restregar para retirar la piel muerta.
  4. Secar.
  5. Aplicar el gel de aloe vera.
  6. Dejarlo actuar toda la noche.
  7. En la maña siguiente, enjuagar con agua tibia.

Recomendaciones para cuidar la piel

El portal Salud 180 menciona algunas recomendaciones para lucir una piel joven y saludable:

Evitar exposiciones dañinas

Para estimular la producción de colágeno se deben contrarrestar los factores que dañan la piel, como evitar exponerse a los rayos ultravioleta y a contaminantes como el humo de cigarrillo, ya sea de manera directa o indirecta.

Descansar

Dormir al menos ocho horas es lo que ayuda a que el cuerpo se recupere y se repare. Al dormir, el cuerpo continúa trabajando y se concentra en la producción de colágeno.

Hacer ejercicio

El entrenamiento y la actividad física ayudan a que el cuerpo mejore su circulación sanguínea y que sintetice la producción de colágeno.

Realizar masajes

Las mascarillas de aloe vera son una gran ayuda para el cuidado de la piel, pues aportan hidratación y reducen la aparición de arrugas faciales.

Por su parte, Mayo Clinic destaca que la alimentación es muy importante para mantener una piel saludable, libre de impurezas, toxinas, manchas y marcas. Por eso, la entidad brinda algunos consejos para la protección y el cuidado de la piel.

  • Protegerse del sol es fundamental para disminuir la aparición de manchas y arrugas.
  • Usar bloqueador solar (los expertos recomiendan tres veces al día).
  • Evitar fumar, ya que esto daña el colágeno y la elastina (las encargadas de brindas fuerza y elasticidad a la piel).
  • Llevar una dieta saludable.
  • Controlar el estrés.
  • Evitar el uso de jabones fuertes.
  • Humectar la piel (se puede hacer uso de cremas).
  • Tomar agua ayuda a mantener la piel y el cuerpo en general hidratado.
  • Afeitarse con cuidado para no causar irritaciones en algunas zonas del cuerpo. Al momento de afeitarse, aplicar cremas y lociones humectantes para lubricar la piel.
  • No durar tanto tiempo en la ducha, pues el agua caliente o baños con una duración exagerada eliminan los aceites naturales de la piel.