vida moderna

¿Por qué disminuye la libido en las mujeres?

No existe un número mágico para definir el deseo sexual bajo.


La libido es el término que se usa para referirse al deseo sexual y este fluctúa naturalmente a lo largo de los años que generalmente coincide con el comienzo o el final de las relaciones o con grandes cambios en la vida, como embarazo, menopausia o enfermedad, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

De igual forma, explicó que los problemas de pareja pueden ser otro factor importante en relación con la disminución del deseo sexual, ya que la disminución del interés en las relaciones sexuales suele ser el resultado de problemas persistentes, como los siguientes:

  • Falta de conexión con la pareja.
  • Conflictos o peleas sin resolver.
  • Comunicación deficiente de las necesidades y preferencias sexuales.
  • Problemas de confianza.

Asimismo, el portal web explicó que los síntomas del deseo sexual bajo en las mujeres incluyen los siguientes:

  • No tener interés en ningún tipo de actividad sexual, incluida la masturbación.
  • Nunca o casi nunca tener fantasías o pensamientos sexuales.
  • Preocuparse por la falta de actividad sexual o de fantasías.

De hecho, el Grupo Sanitas de España reveló que según la última Encuesta Nacional de Salud Sexual (2009), el 9,6 % de las mujeres sufren una pérdida de deseo sexual y sólo la tercera parte de ellas consulta a un especialista, sea éste ginecólogo.

Por ello, la entidad sin ánimo de lucro indicó que si preocupa la falta de deseo sexual, se debe hablar con el médico, pues la solución podría ser tan sencilla como cambiar un medicamento que se está tomando y mejorar cualquier enfermedad crónica, como presión arterial alta o diabetes.

Asimismo, los pequeños cambios saludables en el estilo de vida pueden hacer una gran diferencia en el deseo sexual como:

  • Reducir el estrés. Encontrar métodos efectivos para encarar el estrés laboral, diario y financiero puede mejorar el deseo sexual.
  • Comunicarse con la pareja. Las parejas que aprenden a comunicarse en forma abierta y honesta mantienen, por lo general, una conexión emocional más fuerte que puede ayudar a mejorar el sexo. En materia de sexo, la comunicación es importante. Conversar acerca de lo que gusta o lo que disgusta puede ayudar a crear una intimidad sexual mayor.
  • Reservar tiempo para la intimidad. Programar los encuentros sexuales en el calendario puede parecer aburrido y artificial, pero dar prioridad a la intimidad puede ayudar a restablecer el deseo sexual.
  • Añadir atractivo a la vida sexual. Probar distintas posiciones sexuales o tener sexo en diferentes lugares o momentos del día. Pedirle a la pareja que prolongue el juego previo. Si están dispuestos a experimentar, los juguetes y las fantasías sexuales pueden ayudar a reavivar el deseo sexual.
  • Abandonar los malos hábitos. El tabaco, las drogas ilegales y el alcohol en exceso pueden apagar el impulso sexual. Abandonar estos malos hábitos puede ayudar a revivir el deseo sexual y a mejorar la salud en general.

Estos son los mejores días para tener relaciones sexuales, según las fases de la Luna

En Luna Nueva es el momento ideal para iniciar proyectos en pareja. Además, es un buen tiempo para probar experiencias sexys, ya que es el momento ideal para revivir la llama de la pasión.

En el Cuarto Creciente, las parejas están más dispuestas a dialogar y resolver situaciones que se les estén presentando y tal vez que puedan estar irrumpiendo la tranquilidad de la relación. Asimismo, durante la conversación podrían hablar sobre nuevas experiencias sexuales que quieran ser vividas más adelante.

Durante la Luna Llena, las parejas tienen más energía y es ideal para satisfacer los deseos sexuales de cada uno y para que la pasión se multiplique para que ambos sientan satisfacción.

Finalmente, en el Cuarto Menguante es el momento donde hay menos intimidad y es ideal para recargar energías para cuando termine esta fase lunar e inicie la otra y se renueve la pasión.