vida moderna

Pulmones: así el jugo de manzana puede mejorar la salud respiratoria

La manzana es rica en fibras y tiene bajo índice glucémico


Los pulmones son el centro del sistema respiratorio y tienen dos funciones principales, una es obtener el oxígeno del aire que va hacia el cuerpo y otra es eliminar el dióxido de carbono, de acuerdo con MedlinePlus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó que los pulmones son el órgano más vulnerable a las infecciones y las lesiones del ambiente externo, debido a la exposición constante a partículas, productos químicos y organismos infecciosos en el aire.

Asimismo, las enfermedades respiratorias constituyen cinco de las 30 causas más comunes de muerte y la biblioteca señaló que algunas enfermedades respiratorias son: asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), infecciones como gripe, neumonía y tuberculosis, cáncer de pulmón y muchos otros problemas respiratorios.

Por tal razón, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los NIH (Institutos Nacionales de la Salud) señaló que los hábitos para un estilo de vida saludable, como hacer actividad física y no fumar, pueden prevenir lesiones y enfermedades pulmonares.

Asimismo, mantener una alimentación saludable es de vital importancia para cuidar los pulmones y un estudio del departamento de Ciencias de la Salud del hospital londinense Saint George (Reino Unido), reveló que las manzanas verdes mejoran el funcionamiento pulmonar, pues es un alimento rico en vitaminas C y el estudio citado por Globovisión aseguró que “una dieta rica en antioxidantes como la vitamina C, puede proteger nuestros pulmones contra irritantes atmosféricos como el ozono o el dióxido de nitrógeno”.

Adicional, es una de las frutas más rentables, ya que puede conservarse sin que pierda cualidades, además de ser rica en fibra –de cada 100 gramos 2,4 son pura fibra–, lo cual es beneficioso para la salud, pues se encarga de regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

Sobre la misma línea, la manzana es una de las frutas con mayor beneficio para los seres humanos, ya que es rica en nutrientes. Además, potencia la memoria, protege el corazón, baja el colesterol y mejora la salud de los dientes, según investigaciones del nutricionista estadounidense, Arjmandi.

De igual forma, la manzana verde da la sensación de estar saciado, gracias a la pectina, que es la sustancia que se encuentra en la pulpa, y cuando esta llega al estómago, desencadena mecanismos de información dirigidos al cerebro que indican que ya se está lleno.

Además, de acuerdo con un estudio realizado por el departamento de Nutrición de la Universidad de Florida, la pectina y los antioxidantes que se encuentran en la piel de la manzana son fundamentales para eliminar las toxinas del cuerpo.

En consecuencia, para preparar el jugo se necesitan tres manzanas, un limón y 200 mililitros de agua. Después, en una licuadora se deben añadir todos los ingredientes y licuarlos hasta conseguir una mezcla homogénea para posteriormente filtrar y consumir.

De todos modos, antes de consumir el alimento, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona.

Cómo mantener los pulmones saludables

  • Dejar de fumar. Entre las formas de reducir progresivamente la cantidad de cigarrillos se incluyen: retrasar el primer cigarrillo del día, alargar poco a poco el tiempo entre los cigarrillos.
  • Evitar el humo de segunda mano (fumador pasivo).
  • Mantener un peso saludable: El Ministerio de Salud en su página web explicó que se considera un peso saludable aquel que permite que la persona se mantenga en un buen estado de salud y calidad de vida. También se entiende como los valores de peso, dentro de los cuales, no existe riesgo para la salud de la persona.
  • Mantenerse físicamente activo. Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Limitar la exposición a la contaminación atmosférica exterior.
  • Reducir la contaminación atmosférica interior.