Beneficios del cilantro
El cilantro contiene vitaminas A y C. - Foto: The Washington Post via Getty Im

vida moderna

¿Qué beneficios tiene el té de cilantro y cómo prepararlo?

El cilantro es uno de los ingredientes más comunes en la cocina y suele emplearse para dar un sabor especial a las comidas.

El cilantro es un tipo de hierba similar al perejil, caracterizado por su tonalidad verde y propiedades aromáticas. Se trata de una de las especias más utilizadas en la cocina, ya que contribuye a obtener un sabor especial si se mezcla con la comida.

Además de su uso frecuente para la preparación de diversos platillos, el consumo de cilantro ofrece numerosos beneficios para el organismo. De acuerdo con el portal Cocina Vital, algunos de ellos son:

  • Posee vitaminas A y C que contribuyen a combatir la gripe y los resfriados.
  • El cilantro es un antibacterial natural y puede aplicarse sobre las heridas para evitar infecciones.
  • Favorece la digestión y acelera el metabolismo.
  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol.
  • Tiene propiedades antibióticas que ayudan en el tratamiento de la salmonela, además ayuda a eliminar bacterias.
  • Reduce y equilibra los cambios hormonales relacionados con la menstruación.
  • Antiinflamatorio, alivia los dolores articulares provocados por la artritis reumatoide.
  • Ayuda a eliminar las toxinas y mejora la digestión.
  • Regula los niveles de glucosa en la sangre.
  • Ayuda a combatir la retención de líquidos.

Es importante tener en cuenta que las propiedades del cilantro no sustituyen los nutrientes que se obtienen a partir de otros alimentos. Así mismo, no es recomendable automedicarse y tomarlo como tratamiento para lesiones o enfermedades, sin haber consultado previamente con un médico especializado.

En ese sentido, si bien al cilantro se le atribuyen numerosos efectos positivos para el organismo, se sugiere contar con la supervisión de un experto para determinar cuál es la forma de uso más adecuada en función del caso específico de cada persona.

Preparación del té de cilantro

Usualmente el cilantro se integra en las comidas a manera de condimento, sin embargo, otra forma de aprovechar sus propiedades es mediante la preparación de una bebida. Para ello, solo se necesita de una taza de agua y tres ramitas de cilantro.

El procedimiento es bastante sencillo. Lo primero que se debe hacer es lavar y desinfectar el cilantro, luego, se pone a hervir el agua y se agrega el cilantro. Una vez haya llegado a su punto de ebullición, se deja reposar durante diez minutos.

Finalmente, antes de servir el té, se cuela separando el líquido de los residuos sólidos. De acuerdo con Cocina Vital, expertos recomiendan beber una taza de té de cilantro después de la comida, sin embargo, aclara que algunas personas puede presentar reacciones alérgicas e irritaciones. Tampoco se recomienda su consumo para mujeres en embarazo o periodo de lactancia.

Té de cilantro para perder peso

Según el portal Salud 180, “los expertos descubrieron que beber una infusión diaria por una semana logró reducir los niveles de glucosa y grasa”. En consecuencia, recomienda “beber de dos a tres tazas al día después de alguna comida”.

No obstante, es importante tener en cuenta que para bajar de peso se debe aumentar la actividad física y los ejercicios de cardio —también conocidos como ejercicios aeróbicos—, son los más implementados cuando se busca quemar calorías y reducir el peso corporal. Sin embargo, los que involucren pesas ayudan al cuerpo a quemar grasa mientras se construye masa muscular, lo que también funciona para acelerar el metabolismo.

De todo modos, las personas se preguntan cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y, por tal razón, los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios. Lo importante es cumplir los objetivos diarios y las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

Entre las actividades físicas más comunes se destacan: caminar, montar en bicicleta o correr y todas ellas se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos.