Tendencias
creativa
La sordera puede ser causada por varios factores. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Qué enfermedad produce sordera?

Es importante consultar al médico en caso de sospechar de algún síntoma.

La hipoacusia es una enfermedad en la que la persona tiene incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos. Esta afección puede ser leve, moderada, grave o profunda. En algunos casos puede ser congénita o desarrollarse en la primera infancia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud “Las consecuencias de la hipoacusia son amplias y pueden ser profundas. Incluyen la pérdida de la capacidad para comunicarse con otros; el desarrollo tardío del lenguaje en los niños, lo que puede dar lugar a aislamiento social; la sensación de soledad y frustración, particularmente en las personas mayores”.

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señala algunos de los síntomas que pueden manifestar las personas que padecen de hipoacusia:

  • Algunos sonidos pueden parecer demasiados fuertes al oído.
  • Problemas para seguir conversaciones cuando dos o varias personas están hablando.
  • Dificultad para diferenciar entre sonidos agudos.
  • Escuchar las voces como entre dientes o mal articuladas.
  • Perder el equilibrio o tener la sensación de estar mareado.
  • Escuchar zumbidos o ruidos en los oídos.

Los otorrinolaringólogos Faustino Núñez y Paula Sánchez explicaron a Cuídate Plus que existen diferentes causas que pueden provocar hipoacusia. Estas son:

  • Factores genéticos y hereditarios (periodo neonatal).
  • La hipoxia perinatal aguda puede causar hipoacusia, al igual que la hiperbilirrubinemia y peso bajo al nacer.
  • Infecciones crónicas en los oídos (infancia y adolescencia).

Prevención

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud alrededor de 34 millones de niños tienen sordera o hipoacusia. De estos, al menos el 60 % tiene causas que pueden ser prevenibles.

“Muchas de las consecuencias de la hipoacusia se pueden mitigar mediante la detección e intervención tempranas. Esto incluye programas especiales de educación y enseñanza en lenguaje de señas para los niños pequeños y sus familias. Las tecnologías de apoyo, por ejemplo, audífonos, implantes cocleares, subtítulos y otros recursos pueden servir de ayuda a las personas hipoacúsicas de cualquier edad. Asimismo, las personas pueden recibir apoyo mediante logoterapia, rehabilitación auditiva y otros servicios conexos”, explica esta organización.

En el caso de los bebés no es posible prevenir todos los casos. Medline Plus señala algunas recomendaciones para tener en cuenta y contribuir a la prevención de esta afección:

  1. Las mujeres que planean embarazarse verificar que tengan todas las vacunas al día.
  2. Consultar a un médico antes de tomar cualquier medicamento.
  3. Evitar actividades que puedan exponer al bebé a infecciones peligrosas.
  4. Indagar si se tienen antecedentes familiares de hipoacusia.

Tipos de pérdida auditiva

Los centros para el control y la prevención de enfermedades explican que una persona puede tener pérdida de la audición cuando alguna de las partes del oído no funciona óptimamente. Es importante consultar a un médico regularmente para verificar el estado de los oídos.

“Hay muchos tipos de pruebas que un audiólogo puede hacer para detectar si una persona tiene pérdida de la audición, en qué grado esta se ha producido y de qué tipo es. Las pruebas de la audición son fáciles y no duelen”, indican los centros para el control y la prevención de enfermedades.

  • Pérdida auditiva conductiva: ocurre cuando hay un bloqueo que impide que sonido pase del oído externo al medio. Los medicamentos o cirugía hacen parte del tratamiento.
  • Pérdida auditiva neurosensorial: se da cuando ocurre una alteración en el funcionamiento del oído interno o del nervio auditivo.
  • Pérdida auditiva mixta: consiste en la pérdida auditiva conductiva y neurosensorial.
  • Trastorno del espectro neuropatía auditiva: este tipo de pérdida auditiva se da porque hay daños en el oído interno en el nervio auditivo. Cuando el sonido entra al oído, no puede procesar correctamente para que el cerebro lo interprete.