En el mercado existe una amplia lista de tipos de arroz, que pueden beneficiar la salud del organismo.
En el mercado existe una amplia lista de tipos de arroz que pueden beneficiar la salud del organismo. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Qué engorda más entre el arroz y las papas?

No se recomienda servir grandes porciones ni del cereal ni del tubérculo.

El arroz es uno de los alimentos predilectos para acompañar cualquier comida, como una carne asada o hasta un huevo. Sin embargo, aunque no pareciera, su alto consumo puede ser perjudicial para la salud.

En el mercado hay una amplia lista de tipos de arroz que aseguran tener ventajas tras su consumo, tales como el silvestre, el basmati, el rojo, el redondo, entre otros.

Cuando este es acompañado de granos como las lentejas, su valor nutritivo se destaca, cosa que por sí solo no hace.

¿El arroz engorda?

De acuerdo con un artículo publicado por Tua Saúde, se asegura que el consumo de arroz blanco puede ser contraproducente para una persona que desea bajar de peso, por lo que este no necesariamente es el más conveniente para tal fin.

Una de las tantas opciones de arroz es el integral, que a diferencia del blanco, tiene minerales y nutrientes que no se pierden en su proceso, cosa que sí ocurre con el arroz blanco, debido justamente a su blanqueado.

El sitio web asegura que quienes tienen problemas con el flujo gástrico, diarrea o gastritis, pueden encontrar alivio al consumirlo porque no representa dificultades para digerirlo.

El arroz tiene múltiples propiedades, ¿pero se recomienda para pacientes de hígado graso?
El arroz tiene múltiples propiedades, ¿pero se recomienda para pacientes de hígado graso? - Foto: Getty Images

¿La papa engorda?

La papa es un alimento que tiene carbohidratos, pero no en una gran cantidad, que puede contribuir en la saciedad del cuerpo, evitando que se consuma más comida de la que el cuerpo necesita.

La papa es rica en triptófano, potasio, magnesio, fósforo, vitamina C, entre otros nutrientes que necesita el cuerpo.

Su consumo puede ayudar a prevenir afecciones como la diabetes o el cáncer, gracias a sus antioxidantes que bloquean los radicales libres. Cabe mencionar que no erradica probabilidades de riesgo.

Entre sus beneficios se encuentra la salud ocular, combatiendo los efectos de los radicales libres y evitando la aparición de cataratas, que según la National Eye Institute, “es un área nublada en el cristalino”. Asimismo, a regular la presión arterial evitando complicaciones cardíacas. Su función contrarresta el sodio que en altos niveles no es beneficioso para el organismo.

El agua de papa
El agua de papa ofrece diversos beneficios para la salud. - Foto: Getty Images

“La OMS recomienda consumir menos de 5 gramos (un poco menos que una cucharada de té) de sal por día”, asegura la entidad internacional.

La papa puede aportar energía al cuerpo gracias a los carbohidratos que la componen, que al ser descompuestos tiene efectos sobre el cerebro y sus funciones. Aunque parezca contradictorio, sus vitaminas pueden provocar un descanso para el sistema nervioso, ayudando a contrarrestar el insomnio.

Cabe recordar que dormir es una de las actividades primordiales que necesita el cuerpo, porque en él se recupera y se renueva el cerebro. Por lo tanto, se aconseja, si es posible, descansar entre las 7 a 8 horas recomendadas por los expertos.

¿Qué engorda más la papa o el arroz?

Pero para responder qué engorda más, el alto consumo tanto de la papa como del arroz puede ser favorable para el aumento de peso; sin embargo, el arroz blanco en altas cantidades y de manera regular no es la mejor opción para adelgazar.

Por lo tanto, al tener un efecto de saciedad, la papa permite que no se consuman más alimentos de los que el cuerpo no necesita o desea.

Si lo que se busca es bajar de peso, se recomienda tener buenos hábitos, tales como hacer ejercicio de manera regular y tomar abundante agua acompañada de una dieta equilibrada adecuada guiada por un experto en la salud porque los planes de alimentación no necesariamente son similares para todas las personas. Lo que quiere decir que, según las enfermedades preexistentes o los objetivos que se quieran alcanzar, un plan de alimentación será acorde con ello.