alimentación

¿Qué frutos secos contienen más proteínas?

La proteína se obtiene de la carne, los productos lácteos, las nueces y algunos granos o guisantes.


Las proteínas se encuentran en cada célula del cuerpo y el organismo necesita proteínas de los alimentos para fortalecer y mantener los huesos, los músculos y la piel, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De hecho, la proteína se obtiene de la carne, los productos lácteos, las nueces y algunos granos o guisantes, y la cantidad que necesita una persona dependerá de sus necesidades generales de calorías, pero la ingesta diaria recomendada de proteína para los adultos saludables es de 10 % a 35 % de sus necesidades calóricas totales.

Hay que señalar que un gramo de proteína proporciona cuatro calorías. Por lo tanto, una persona que consume una dieta de 2.000 calorías podría comer 100 gramos de proteína, o 400 calorías de proteína, lo que proporcionaría el 20 % de su total de calorías diarias.

En otras palabras, lo recomendable es consumir diariamente entre 1,2 y 1,5 gramos de proteína por kilogramos de peso. Si el peso es de 70 kilos, se debería consumir a diario entre 84 y 105 gramos de proteína, pero es importante tener en cuenta que son gramos de proteína y no gramos de alimento. Por ejemplo, una pechuga de pollo de 100 gramos puede contener hasta 25 gramos de proteína.

No obstante, un estudio del Centro de Investigación Biomédica de Pennington, que se ha publicado en la revista Nature Communications y citado por el portal SaberVivirTV, reveló que si se reduce la ingesta de proteínas se obtienen grandes beneficios como alargar la vida y perder peso.

Es por esto, que Vitónica dio el listado de los frutos secos que mayor cantidad de este nutriente poseen:

Cacahuetes: Pese a que son una legumbre, se incluyen generalmente en el listado de frutos secos por la manera en la que se consumen. Contiene 25,2 gramos de proteína por cada 100 gramos de cacahuetes.

Almendras: Estos son los frutos secos que más proteínas aportan, puesto que poseen 18,7 gramos por 100 gramos del producto.

Pistachos: Estos alimentos son muy ricos en antioxidantes y tienen muchos beneficios para la salud cardiovascular. Adicionalmente, el portal reveló que cerca del 20 % de su peso lo conforman proteínas, lo que supone unos 17,65 gramos por cada 100 gramos de alimento.

Nueces: Se cree que podrían ayudar a reducir el riesgo de desarrollar algunas enfermedades mentales y a disminuir la probabilidad de morir por diversas enfermedades, como enfermedades respiratorias o coronarias.

Aunque no están entre los frutos secos que más proteínas contienen, pues son casi 14,4 gramos por cada 100, sirven para incluir este nutriente en la dieta.

Piñones: Este se utiliza con gran frecuencia en diferentes platos y recetas, especialmente ensaladas. Tiene 14 gramos de proteínas por cada 100 gramos de producto.

Avellana: Otorga al cuerpo casi 12 gramos de proteína por cada 100 que se consumen. También es uno de los frutos secos que más calcio tiene, por lo que se incluye con mucha frecuencia en la dieta de los veganos.

Además, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, para la mayoría de las personas sanas, una dieta con alto contenido de proteínas por lo general no es dañina, en especial cuando se sigue por un corto tiempo, pero si se sigue un tiempo prolongado, pueden surgir varios problemas de salud como:

  • Algunas dietas ricas en proteínas restringen tanto la ingesta de carbohidratos que pueden dar lugar a deficiencias nutricionales o a una insuficiencia de fibra, lo que puede causar problemas como mal aliento, dolor de cabeza y estreñimiento.
  • Determinadas dietas con muchas proteínas incluyen alimentos como la carne roja y los productos lácteos con mucha grasa, que pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Una dieta con elevado contenido de proteínas puede empeorar la función renal en las personas con enfermedades renales, porque el cuerpo puede tener problemas para eliminar todos los productos de desecho del metabolismo de las proteínas.