Tendencias
La frambuesa, naranja y manzana son algunas de las frutas que aportan beneficios para quemar grasa. Foto: Getty images.
Beneficios de esta fruta para el cuerpo humano.Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

¿Qué tan saludable es tomar jugo de naranja?

Es importante tener una alimentación equilibrada.

Los Centros para el control y la prevención de enfermedades (CDC) hablan sobre el consumo de las frutas y recomiendan elegir la fruta en su forma natural en lugar de prepararla como bebida.

“Es mejor comer la fruta porque contiene la fibra adicional que le ayuda a sentirse satisfecho. Una porción de 6 onzas de jugo de naranja tiene 85 calorías, en comparación con las 65 calorías de una naranja mediana”, explican.

El jugo de naranja es una bebida que muchas personas suelen incluir en su desayuno u otras comidas principales. Aunque los expertos recomiendan consumir la fruta en su estado original, hay quienes eligen prepararla como bebida en algunas ocasiones.

Antes de incluir esta bebida en la alimentación diaria lo recomendable es consultar con un nutricionista para recibir la asesoría profesional correcta. Cabe recordar que cada persona es diferente y tiene requerimientos nutricionales específicos.

Sobre los beneficios del jugo de naranja, en su sección de Salud el portal web Mundo Deportivo, señala que “ofrece un importante aporte de vitamina C, un nutriente esencial para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo que además nos ayuda a mantener nuestras defensas altas, protegiéndonos así del ataque de virus y bacterias. Un vaso de zumo de naranja al día te ayudará a mantener tu cuerpo saludable, previniendo así condiciones como las gripes, el resfriado y la fatiga”.

Asimismo, el portal web indica que esta fruta ayuda a retrasar el envejecimiento y a disminuir los efectos de los radicales libres. “La naranja es un fruto que nos ayuda a facilitar la eliminación de grasas de nuestro cuerpo debido a su contenido de vitaminas del complejo B, sirviendo como un excelente ingrediente para eliminar los excesos de lípidos y también de azúcar de la sangre a través de la orina”, agrega Mundo Deportivo.

Beneficios de las frutas

El Ministerio de Salud de Colombia señala algunos de los beneficios de comer frutas:

  • Reducir la probabilidad en 31 % y de accidentes cerebrovasculares isquémicos en 19 % respectivamente.
  • Disminuir la probabilidad del inicio de cáncer de estómago en un 19 %, cáncer de esófago en un 20 %, cáncer de pulmón en un 12 % y cáncer color rectal en un 2 %.
  • Reducir las alteraciones coronarias.
  • Contribuye positivamente al metabolismo de las grasas, pues previenen la oxidación del colesterol LDL debido a los aportes elevados de antioxidantes (sustancias capaces de prevenir o retrasar el proceso de oxidación de las células) y vitaminas como los flavonoides, biofl avonoides, provitamina A, Carotenoides (Betacaroteno, Alfacaroteno, Licopeno, Luteína, Zexantina), Cobre, Manganeso, Vitamina C y Vitamina E.
  • Son fuente de agua.

¿Cómo conservar las frutas?

Una intoxicación alimentaria sucede cuando las personas consumen un alimento o bebida que contiene bacterias, parásitos, virus o toxinas producidas por microorganismos. Por eso, es importante realizar una manipulación correcta de los alimentos, elementos y superficies en los que estos se preparan.

Al momento de consumir las frutas también se debe tener mucho cuidado, pues el espacio y la forma en que se almacenan pueden contribuir a que se contaminen o se dañen.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalan que es fundamental tener algunas frutas y verduras separadas, debido a que emiten gases, los cuales pueden causar que los demás alimentos que maduren más rápido de lo que normalmente lo hacen.

“Las frutas y verduras que emiten gases incluyen a los mangos, los duraznos y las peras. A otros alimentos, como los pepinos, las frambuesas y las fresas, también los pueden afectar los gases y madurar demasiado rápido. Para evitar que esto suceda, lo mejor es separar determinados alimentos. Trate de almacenar los alimentos que emitan gases en un estante separado de los que sean sensibles a estos gases”, explican los centros.