Tendencias
La vitamina B12 aporta para la formación de glóbulos rojos y la síntesis de ADN. Foto: Getty images.
La vitamina B12 aporta para la formación de glóbulos rojos y la síntesis de ADN. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

salud

¿Quiénes deben tomar suplementos de vitamina B12?

Este nutriente es determinante en la formación de glóbulos rojos y en el mantenimiento del sistema nervioso central.

La vitamina B12 es un nutriente que ayuda a mantener la salud de las neuronas y la sangre. Además, contribuye a la formación del ADN, material genético presente en todas las células, precisan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Esta vitamina es clave en las diferentes etapas a de la vida. Las principales fuentes alimentarias de las cuales se obtiene incluyen la carne de aves, de res y de pescado, así como los lácteos. La vitamina B12 también se agrega a determinados alimentos, como los cereales fortificados para el desayuno, y está disponible como suplemento oral.

En la lista de alimentos que más contienen este nutriente están las vísceras (hígado de res); los mariscos, especialmente las almejas y las levaduras nutricionales para el desayuno.

La deficiencia de este nutriente no es muy común. Sin embargo, las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana podrían ser propensas a esa carencia, ya que las verduras no lo contienen. Los adultos mayores y las personas con afecciones del tracto digestivo que afectan la absorción de nutrientes también son susceptibles de no consumir las cantidades suficientes.

Si no se trata, la deficiencia de vitamina B-12 causa anemia, fatiga, debilidad muscular, problemas intestinales, daño en los nervios y trastornos del estado de ánimo. Es un nutriente clave para prevenir la anemia megaloblástica, una afección de la sangre que precisamente causa cansancio y hace que la persona se sienta débil.

Si bien todos deben consumir esta vitamina, quienes sufren de depresión y ansiedad deben cuidar especialmente sus niveles en el organismo. El portal Medical News Today cita un metaanálisis que encontró que las vitaminas B ayudarían a controlar la depresión en ciertos casos.

“Los investigadores dijeron que tomar algunas vitaminas B de forma regular durante varias semanas o años podría reducir el riesgo de recaer en la depresión”, precisa la citada fuente, la cual hace énfasis en que las vitaminas B9 y B12 son clave para evitar problemas de depresión y de ansiedad.

Para los adultos mayores también es determinante la ingesta regular de esta vitamina. No obstante, en la mayoría de los casos son personas que no producen suficiente ácido clorhídrico en el estómago que les ayude a absorber la vitamina que se encuentra en forma natural en los alimentos. Por esta razón, deben obtenerla de alimentos fortificados o suplementos dietéticos.

Lo propio sucede con personas que tienen una enfermedad autoinmune denominada gastritis atrófica y con quienes padecen de anemia perniciosa, que no producen el factor intrínseco necesario para absorber la vitamina B12. Normalmente, los médicos tratan esta enfermedad con inyecciones de vitamina B12, aunque la administración de dosis elevadas por vía oral también sería eficaz, dicen los expertos.

Los Institutos Nacionales de Salud indican que es posible que las personas que se han sometido a ciertos tipos de cirugías del estómago o el intestino no produzcan suficiente ácido clorhídrico y factor intrínseco para absorber la vitamina B12 de los alimentos, por lo que deben acudir al uso de suplementos.

Similar situación se presentan con quienes sufren de trastornos estomacales y del intestino delgado, como la enfermedad celíaca o la de Crohn, pues podrían no absorber suficiente vitamina B12.

Por último, las personas que comen poca cantidad o ningún alimento de origen animal, como los vegetarianos y los veganos, no obtendrían suficiente vitamina B12 de su alimentación, por lo que es recomendable la ingesta de suplementos.

Seguridad y efectos secundarios

El instituto de investigación Mayo Clinic asegura que si se toman en dosis adecuadas, los suplementos de vitamina B-12 generalmente se consideran seguros. “Aunque la cantidad diaria recomendada para adultos es 2,4 microgramos, se ha descubierto que dosis más altas también son seguras. El cuerpo absorbe solo la cantidad necesaria y despide cualquier exceso a través de la orina”, precisa.

Cuando las dosis son muy elevadas es posible que ocasionen: dolor de cabeza, náuseas y vómitos, diarrea, fatiga o debilidad y sensación de hormigueo en manos y pies, por lo que lo recomendable siempre es consultar con el médico sobre la ingesta de estos productos.