Tendencias
Bicarbonato de sodio
El bicarbonato de sodio cuenta con propiedades exfoliantes, astringentes, blanqueadoras y antiinflamatorias. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Remedio casero con bicarbonato para eliminar callos y durezas de los pies

Este producto se destaca por ser versátil.

El bicarbonato de sodio es un producto muy común en la despensa del hogar. Puede ser utilizado para múltiples propósitos que van desde la limpieza hasta el tratamiento del problemas del estómago.

Pese a que es un ingrediente muy popular para preparar remedios en casa, antes de usarlo es recomendable consultar a un médico, especialmente si se va a aplicar o consumir.

El portal web Medical News Today destaca el uso del bicarbonato de sodio para eliminar los callos y las durezas que se forman en los pies.

¿Cómo utilizar el bicarbonato de sodio?

  1. En un recipiente añadir dos cucharadas de agua y la cantidad suficiente de bicarbonato de sodio para obtener una pasta.
  2. Agregar varias gotas de jugo de lima.
  3. Revolver muy bien.
  4. Aplicar la pasta en las zonas donde hay callos.
  5. Cubrirlas con medias o vendas.
  6. Repetir el tratamiento en las noches para que el callo se elimine completamente.

Callos en los pies

Los callos en los pies son el resultado de presión o fricción en la piel. Debido a estas causas la piel se engrosa en la parte de arriba.

“Si eres una persona sana, no necesitas tratamiento para los callos y las callosidades, a menos que te generen dolor o no te guste su aspecto. Para la mayoría de las personas, el simple hecho de eliminar la fuente de fricción o presión hace que los callos y las callosidades desaparezcan”, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Para tratar los callos Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explica dos recomendaciones para esta afección:

  1. Cambiar el calzado que no ajusta bien, para evitar la formación de más callos.
  2. Proteger la piel con parches para callos para que sane con el paso de los días.

¿Cuándo consultar a un médico?

Si una persona es diabética y tiene callos debe prestar mucha atención a los cambios en los pies. En caso de que observe problemas de circulación o de otro tipo es importante consultar a un doctor. Asimismo, si se presentan síntomas de dolor, enrojecimiento y calor en la zona afectada.

Otros usos del bicarbonato de sodio

Para cuidar la piel

Es importante realizar una prueba de alergia en una pequeña zona del cuerpo para verificar que este tratamiento no cause afectaciones en la piel. La mezcla puede ser aplicada en el rostro para exfoliar y ayudar al proceso de rejuvenecimiento de la piel. El portal Mejor con Salud señala cómo preparar esta crema casera.

Ingredientes

  • Tres cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g).
  • Tres cucharadas de agua mineral (30 ml).
  • Zumo de limón de media tapa.
  • Cuatro gotas de aceite de oliva, almendras o lavanda.

Procedimiento

Es importante utilizar un recipiente que esté limpio. Se agregan el agua y el bicarbonato; al mismo tiempo que se va mezclando para obtener una pasta; luego, agregar el limón y las gotas del aceite que se prefiera (oliva, almendras o lavanda).

Para la aplicación de este tratamiento se debe lavar previamente el rostro con agua tibia. Luego, aplicar la mezcla, con movimientos circulares, en toda la cara, excepto en el contorno de ojos. Se deja actuar por veinte minutos y luego se retira con mucha agua tibia.

Para las arrugas

El portal especializado Gastrolab da algunas instrucciones para usar la sábila y el bicarbonato de sodio para disminuir los signos de la edad:

Ingredientes

  • Tres o cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio.
  • Una hoja de sábila.

Preparación

  • Extraer el gel de aloe vera y lavar con agua.
  • En un recipiente, añadir la sábila y el bicarbonato de sodio. Revolver muy bien.
  • Lavar y secar el rostro, antes de iniciar el tratamiento.
  • Con algodón o con los dedos, aplicar la mezcla en el rostro, realizando masajes circulares, durante tres minutos.
  • Dejar actuar la mascarilla por 15 minutos.
  • Enjuagar con abundante agua tibia. Se recomienda realizar este tratamiento de dos a tres veces a la semana, para mejorar la apariencia de la piel y disminuir las arrugas.