salud

Utilizando ARN mensajero, la farmacéutica BioNTech trabaja en otra vacuna para la malaria

Los ensayos clínicos se realizarán el próximo año, principalmente en África.


El laboratorio alemán BioNTech, que desarrolló una vacuna pionera contra la covid-19 junto a Pfizer, dijo este lunes que quería aplicar la prometedora tecnología del ARN mensajero para la malaria y que pondrá en marcha ensayos de una vacuna el año que viene.

“BioNTech tiene la intención de desarrollar la primera vacuna de ARNm para la prevención de la malaria”, que se producirá en el continente africano, dijo la empresa en un comunicado.

“La probabilidad de éxito es alta”, aseguró Ugur Sahin, director y cofundador de BioNTech, un laboratorio pionero en la investigación del ARNm.

Los estudios, que se pondrán en marcha a finales de 2022, se llevarán a cabo en África y “otras regiones en las que la malaria es frecuente”; también en Alemania, como parte de un programa apoyado por la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Africana (Africa CDC).

La malaria, causada por un parásito transmitido por los mosquitos, sigue siendo una temida enfermedad infecciosa, sobre todo en África y entre los niños, que deja unos 400.000 muertos al año.

“Durante varias décadas, los principales desarrolladores de vacunas han abandonado gradualmente” la investigación sobre el tema, lamentó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia conjunta con BioNTech y la UE.

Sin embargo, una candidata desarrollada por la Universidad de Oxford, Matrix-M, suscitó esperanzas en abril con un eficacia hasta ahora inédita del 77 % en ensayos de fase II y podría aprobarse en dos años.

China tardó 70 años en erradicar la malaria

El país, con 30 millones de casos por año en la década de 1940, no ha registrado uno solo autóctono durante los últimos cuatro años. Esta enfermedad parasitaria que es transmitida por el mosquito Anopheles mató a más de 400.000 personas en 2019, sobre todo en África.

“Felicitamos al pueblo chino por librar al país de la malaria”, declaró el director general de la OMS hace unas semanas. “China se une al creciente número de países que demuestra que un mundo libre de malaria es un objetivo viable. Este éxito ganado con tanto esfuerzo es el resultado de décadas de acción enfocada y sostenida”, añadió.

Los países que han registrado tres años consecutivos sin transmisión local pueden solicitar la certificación de la OMS para validar su condición de nación libre de malaria. Deben presentar pruebas muy rigurosas y demostrar su capacidad para prevenir la enfermedad en el futuro.

“La eliminación de la malaria es un gran logro para el sector sanitario chino”, declaró este miércoles Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China. “Es una importante contribución de China a la salud humana y al avance de los derechos humanos en el mundo”, dijo en una rueda de prensa.

China es el territorio número 40 en obtener esta validación de la OMS, con sede en Ginebra. Los últimos fueron El Salvador (2021), Argelia, Argentina (2019), Paraguay y Uzbekistán (2018). Otra lista especifica los 61 países donde la malaria, también conocida como paludismo, nunca ha estado muy extendida o ha desaparecido sin que se hayan tomado medidas específicas.

China es el primer país de la región del Pacífico Occidental, según la nomenclatura de la OMS, que recibe esta validación en más de treinta años. Por el momento solo otros tres la han conseguido: Australia (1981), Singapur (1982) y Brunéi (1987).

En su Informe mundial de 2020 sobre la malaria publicado en noviembre, la Organización constató que el progreso en la lucha contra la enfermedad se estanca, principalmente en los países africanos, donde se registran los peores saldos en contagios y muertes.

*Con información de la AFP.