vida moderna

Visión borrosa por diabetes: ¿cómo recuperarla?

La visión es uno de los sentidos más utilizados.


La diabetes es una enfermedad crónica que se presenta cuando el páncreas no secreta suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, reveló que existen varios tipos de diabetes: diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina; en la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa de manera adecuada.

Así las cosas, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, reveló que con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar complicaciones, como:

  • Enfermedad del ojo: esto por cambios en los niveles de líquido, hinchazón de los tejidos y daño a los vasos sanguíneos de los ojos e incluyen retinopatía diabética, edema macular (que generalmente aparece junto a la retinopatía diabética), cataratas y glaucoma. Todas estas pueden causar pérdida de la visión, pero el diagnóstico y tratamiento temprano puede ayudar significativamente a protegerle la vista.
  • Problemas en los pies : causados por daño a los nervios y un menor flujo sanguíneo a los pies.
  • Enfermedad de las encías y otros problemas dentales: una gran cantidad de azúcar en la sangre en la saliva ayuda a que crezcan bacterias dañinas en la boca. Las bacterias se mezclan con los alimentos para formar una capa suave y pegajosa llamada placa. La placa también proviene de comer alimentos que tienen azúcares o almidones. Algunos tipos de placa causan enfermedad de las encías y mal aliento. Otros tipos causan caries.
  • Enfermedades cardíacas y accidente cerebrovascular: causados por daños en los vasos sanguíneos y los nervios que controlan el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Enfermedad renal: ocurre por daños en los vasos sanguíneos de los riñones. Muchas personas con diabetes desarrollan presión arterial alta. Eso también puede dañar los riñones.
  • Problemas de los nervios (neuropatía diabética): causados por daños en los nervios y los pequeños vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes a los nervios.
  • Problemas sexuales y de la vejiga: ocurren por daño a los nervios y reducción del flujo sanguíneo en los genitales y la vejiga.
  • Afecciones de la piel: algunas son causadas por cambios en los vasos sanguíneos pequeños y una menor circulación. Las personas con diabetes también tienen más probabilidades de tener infecciones, incluyendo las que afectan a la piel.

Por tal razón, si la diabetes generó afección en los ojos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) revelaron que el tratamiento puede comenzar antes de que la retinopatía diabética afecte la vista y lo anterior ayuda a prevenir la pérdida de visión.

En consecuencia, las opciones incluyen:

  • Terapia con láser (también llamada fotocoagulación). Esto crea una barrera de tejido cicatricial que desacelera el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos.
  • Medicamentos llamados inhibidores del factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF, por sus siglas en inglés).
  • Cortar y extraer todo o parte del contenido de la cámara vítrea (vitrectomía).
  • Reparación del desprendimiento de retina (en casos de desprendimiento de retina, una complicación de la retinopatía diabética).
  • Inyección de medicamentos llamados corticosteroides.

¿Cómo prevenir la aparición de la diabetes?

1. Conseguir y mantener un peso corporal saludable. Se considera un peso saludable aquel que permite que la persona se mantenga en un buen estado de salud y calidad de vida.

2. Realizar actividad física. Las nuevas directrices de la OMS recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

3. No consumir tabaco, puesto que fumar aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

4. Tomar una alimentación saludable, sin azúcar ni grasas saturadas y tener en cuenta que algunos alimentos que suben la insulina en la sangre son: chocolates, caramelos, mermeladas, miel, helados, gaseosas, alcohol, galletas dulces, comida rápida, harina de trigo refinada, cereales azucarados, entre otros.