salud

Glucosa alta: cinco señales que indican un nivel elevado de azúcar en la sangre

Sostener una dieta equilibrada, realizar actividad física de forma regular y tener hábitos sanos de vida son las mejores herramientas para mantener controlado el azúcar.


El azúcar en la sangre, también llamado glucosa, es aquel que proviene de los alimentos que la persona consume y es su principal fuente de energía. La sangre lleva la glucosa a todas las células del cuerpo para ser usada por todo el organismo.

Sin embargo, cuando los niveles de azúcar se incrementan más de lo debido, la persona puede empezar a padecer de diabetes, enfermedad que con el tiempo puede causar serios problemas en diferentes órganos del cuerpo. “Aunque una persona no tenga diabetes también puede presentar problemas de salud si el azúcar en su sangre está muy bajo o muy alto”, precisa la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Una forma en la que se presenta la diabetes es cuando el páncreas no produce insulina de la manera adecuada. La insulina es la hormona que se encarga de llevar el azúcar a las células de cuerpo. Otra razón de esta enfermedad es la resistencia a la insulina y se presenta cuando el hígado no reconoce esta hormona y sigue produciendo cantidades inadecuadas de glucosa.

“El hígado es un órgano importante para el control del azúcar, ya que ayuda con el almacenamiento de la glucosa y la produce cuando es necesario”, precisa el portal especializado en salud Healthline.

Mantener una dieta equilibrada, realizar actividad física de forma regular y tener hábitos sanos de vida son las mejores herramientas para mantener el azúcar bajo control.

En ocasiones las personas no necesariamente sufren de diabetes, pero tienen descontrolados los niveles de azúcar y hay algunas señales que pueden indicar que esto está sucediendo.

1. Polifagia: Es conocida como el aumento de apetito y se manifiesta con una sensación de hambre persistente, independientemente de cuánto coma la persona. “Cuando se tiene un nivel alto de azúcar en la sangre, esto generará que la glucosa se libere en las células. Como resultado, el organismo no obtendrá la energía que necesita y se verá obligado a seguir pidiendo comida, lo que generará esa sensación de hambre constante”, precisa el portal Mejor con Salud.

2. Fatiga: Otra de las señales que pueden indicar un nivel alto de azúcar en la sangre es la sensación de fatiga constante o debilidad, según la Organización Panamericana de la Salud. La persona se siente cansada todo el tiempo, aún cuando no está realizando un esfuerzo o una rutina que resulte agotadora.

Al igual que en el caso de la polifagia, dado que el organismo no es capaz de conservar y absorber la glucosa adecuadamente, la energía no se aprovecha de forma eficiente; por lo que las células del organismo no reciben la cantidad de alimento que necesitan. Como consecuencia, la persona se siente cansada.

3. Pérdida de peso: Otro indicador de que el azúcar puede estar alto es la pérdida drástica y repentina de peso. Esto puede ocurrir incluso si se realizan comidas copiosas y el valor calórico de los alimentos es alto. Una de las razones es que al perder una gran cantidad de líquidos por la micción frecuente, se puede presentar pérdida de peso. Una gran cantidad de orina con un nivel alto de glucosa hará que el organismo gaste más calorías.

4. Visión borrosa: Esta situación puede estar relacionada con las señales anteriores y, en especial, con la deshidratación. Cuando el organismo sufre una alteración, muchos órganos se ven afectados, incluyendo los ojos. En casos graves, estos pueden deformarse y perder la habilidad de enfocar correctamente.

5. Estrés: Las personas con un alto nivel de azúcar en la sangre son más propensas a estresarse con facilidad y a no gestionar correctamente sus emociones debido, en gran parte, a la descompensación orgánica que presentan. Dado que el cerebro necesita un suministro uniforme y adecuado de glucosa para su buen funcionamiento, si se producen cambios drásticos en dicho suministro, el estado anímico se verá afectado.