La vitamina B12 aporta para la formación de glóbulos rojos y la síntesis de ADN. Foto: Getty images.
La vitamina B12 aporta para la formación de glóbulos rojos y la síntesis de ADN. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Vitamina B12: estas son la consecuencias graves de no consumirla

La falta considerable de este nutriente puede provocar un daño neurológico.

La falta de la vitamina B12 puede ser la causa de anemia, lo que genera que el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos. Esto puede desencadenar en una sensación de cansancio y debilitamiento, asimismo puede “causar daños a los nervios y puede afectar la memoria y el razonamiento”, indica el portal Cigna.

Esta vitamina se encuentra e alimentos como la carne, huevos, leche y queso, pero en algunos casos el aparato digestivo no puede absorber la vitamina.

Lo anterior se puede causar cuando:

  • Tiene anemia perniciosa, en la cual el cuerpo destruye las células en el estómago que le ayudan a absorber la vitamina B12.
  • También se ocasiona cuando se ha operado para extirparle parte del estómago o la última parte del intestino delgado, que se llama íleon. Esto procedimientos quirúrgicos se usan para ayudar a adelgazar a gente que sufre de sobrepeso.
  • El cuerpo digiere mal los alimentos o no tiene la suficiente capacidad para realizar este proceso. Esto se causa cuando hay celiaquía, enfermedad de Crohn, o un crecimiento de bacterias en el intestino delgado o un parásito.

Aunque no es muy común, también hay casos en los que algunas personas no consumen los suficientes alimentos ricos en vitamina B12, por esta razón se puede ocasionar la deficiencia del nutriente.

En las personas mayores se les aconseja consumir suplementos con vitamina B12, pues en algunas ocasiones es necesario recurrir estas pastillas para adquirir el nutriente. La ingesta en exceso de alcohol puede ser otra razón para tener una deficiencia de vitamina B12.

En el portal Cigna explican como debe ser el consumo diario de vitamina B12

  • Para niños de 1 a 3 años debe ser de 0.9 microgramos al día.
  • De 4 a 8 años es de 1.2 microgramos al día.
  • De 9 a 13 años es de 1.8 microgramos al día.
  • Mas de 14 años la cantidad diaria es de 2.4 microgramos.
  • Mujeres embarazadas deben consumir 2.6 microgramos al día.
  • Mujeres en lactancia se les recomienda un consumo de 2.8 microgramos al día.

Cabe mencionar que la vitamina B12 “no se halla en alimentos provenientes de plantas, a menos que se haya agregado al alimento (fortificado)”, destaca el portal Cigna, por ejemplo, algunos cereales están fortificados con esta vitamina.

Según el portal Medline plus, “la anemia por deficiencia de vitamina B12 es un conteo bajo de glóbulos rojos debido a una falta (deficiencia) de dicha vitamina”. Esta afectación se puede causar por no consumir alimentos de origen animal como la carne de res, carne de aves, mariscos y huevos; también con cereales fortificados como se mencionó anteriormente.

También es importante tener en cuenta estos factores que pueden causar deficiencia de vitamina B12:

  • Consumir una dieta estrictamente vegetariana.
  • Alimentación deficiente en los bebés.
  • Desnutrición durante el embarazo.

De acuerdo al portal Manual MSD, la deficiencia de vitamina B12 “puede provocar un daño neurológico y, en consecuencia, ocasionar hormigueo o pérdida de sensibilidad en las manos y los pies, debilidad muscular, pérdida de reflejos, dificultad para caminar, confusión y demencia”.

Es importante recordar que el diagnóstico de la deficiencia de la vitamina B12 en el organismo se basa en análisis de sangre.

La vitamina B12 (cobalamina), junto con el ácido fólico, es necesaria en la formación y en la maduración de los glóbulos rojos (eritrocitos), y en la síntesis del ADN (ácido desoxirribonucleico), así lo explica el sitio web Manual MSD.

Esta vitamina también es importante en el funcionamiento normal de los nervios.

Los expertos señalan que la vitamina B12 se almacena en grandes cantidades, principalmente en el hígado, hasta que el organismo la necesita. En Manual MSD destacan que “si se deja de consumir, los depósitos en el organismo duran entre 3 y 5 años antes de agotarse”.