educación

'Ningún padre será obligado a enviar a sus hijos al colegio': Claudia López

La alcaldesa señaló que el 80 por ciento de los padres de familia no quieren que sus hijos vuelvan a clase de manera presencial, pero quienes estén a favor de la iniciativa tendrán la oportunidad de hacer la solicitud.


La Alcaldía de Bogotá y la Secretaría de Educación le apuestan a "un retorno gradual, progresivo y seguro" de las clases presenciales en colegios, jardines y universidades. En rueda de prensa, la mandataria Claudia López explicó que "ningún padre o madre de familia será obligado a enviar a sus hijos al colegio. No es que vayamos a obligar a ir a unos un día y al otro no".

De acuerdo con una encuesta realizada por el Distrito, aseguró López, el 80 por ciento de los padres están en desacuerdo con volver a las clases presenciales, pero para el 20 por ciento restante que sí aprueba la medida se debe garantizar un modelo educativo que los incluya.

"A partir de hoy los colegios (privados) pueden inscribirse en la página web)", señaló Edna Bonilla, secretaria de Educación de Bogotá. "Tenemos que darle la posibilidad a la familia que decida si quiere enviar a su hijo al colegio o al jardín".

En otras palabras, desde este 7 de septiembre, los colegios y jardines privados están habilitados para inscribir su protocolo de bioseguridad en la Secretaria de Educación y deberán esperar un plazo aproximado de tres a cinco días hábiles para que la entidad avale o no su regreso a las aulas.

En juego está el proceso formativo de 793.566 estudiantes en instituciones oficiales y 485.387 estudiantes en instituciones privadas. 

Entre los requisitos a revisar está que la institución cuente con el aval del consejo directivo del colegio, como máximo órgano de regulación, y con el consentimiento informado de los padres y acudientes del niño o niña. Si los documentos están en regla, solo faltará la evaluación de la Secretaría de Salud para dar el visto bueno y así, las instituciones podrán volver al siguiente día hábil de obtener el permiso.

No obstante, hay que resaltar que el decreto que avaló la ‘nueva realidad‘ de Bogotá, a partir del 27 de agosto, contempla que para no llenar el cupo epidemiológico de la ciudad es necesario que la actividad académica se dé los días: lunes, martes, miércoles, viernes y sábados (en el caso de los jardines). No habrá restricción horaria, pero solo estará permitido el 35 por ciento de aforo del total de estudiantes inscritos. Docentes y personal administrativo no tiene límite de aforo.

El transporte escolar se debe apegar a los requisitos de MinTransporte, entre ellos, un máximo de 50 por ciento de aforo por vehículo.

Para el caso de los colegios públicos, el Distrito tiene contemplado iniciar pilotos en el mes de octubre, posterior a la concertación con los colegios y el gremio de docentes de la capital. Además, en noviembre la alcaldía evaluará la reapertura de las instituciones que se haya dado el momento, teniendo en cuenta que en ese mes está previsto el segundo pico de la pandemia de coronavirus. "No se hará nada en contra de padres y maestros. Todo será concertado", afirmó la alcaldesa.

Universidades e institutos técnicos y tecnológicos

En el sector de la educación superior también regirá la autonomía de cada una de las 128 instituciones que hay en la ciudad, pero las actividades presenciales estarán permitidas exclusivamente los lunes, martes, viernes y sábado con restricción horaria en dos franjas: de las 10 a.m. a 4 p.m. y de 7 p.m. a 10 p.m. El aforo total de estudiantes no debe exceder el 25 por ciento.

En caso de brotes de contagio...

Alejandro Gómez, secretario de Salud de Bogotá, indicó que el protocolo exigido para la comunidad educativa es "de sentido común": Tapabocas permanente y, en la medida de lo posible, distanciamiento en el aula y lavado de manos. Pero si aun así hay dos o más casos de contagio en los colegios o universidades se debe reportar la situación a la Secretaría de Educación y de Salud para hacer seguimiento al brote.

"En otros países en los que se ha hecho la reapertura se han tenido que cerrar colegios, y esa es una posibilidad que vamos a tener", agregó Edna Bonilla, secretaria de Educación de Bogotá.