Tendencias

Home

Gatos

Artículo

Gato -cachorros
Existen diferentes tipos de ronroneos. - Foto: Getty Images

ciencia

¿Por qué ronronean los gatos?

La ciencia aún no encuentra una única razón detrás de este sonido tan característico de los pequeños felinos.

Para muchos sería bastante obvio decir que los gatos ronronean cuando están felices, pues casi siempre emiten este característico sonido vibrante cuando están tirados en un rayo de sol o cuando reciben caricias. Sin embargo, la ciencia ha descubierto que pueden haber varias razones para el ronroneo de un gato e, incluso, que existen diferentes tipos de ronroneos.

Los gatos ronronean para pedir comida

La Universidad de Sussex publicó un estudio que evidenció que los gatos emiten un ronroneo con diferentes características acústicas cuando tienen hambre, lo cual hace del ronroneo menos grato para los humanos. De hecho, con esta conclusión también se discutió cómo los gatos se han acondicionado a sus dueños e incluso a aquellas personas que nunca han tenido felinos como mascota.

En el estudio se reprodujeron diferentes ronroneos a personas que habían convivido con gatos y otras que no, ambos grupos fueron capaces de diferenciar los sonidos de los gatos que estaban solicitando comida. Esto se debe a que tanto los ronroneos como los maullidos comparten características sonoras (notas agudas y de alta frecuencia) con los llantos de un bebé hambriento, lo cual activa un instinto inconsciente de proteger y alimentar.

Ronroneo como método para calmarse

En un estudio publicado por el New Zealand Veterinary Journal se demostró que la frecuencia de los maullidos felinos puede promover el crecimiento y la regeneración de tejidos óseos y musculares. Un dato curioso es que los ocelotes, los pumas y los gatos servales son capaces de producir este ronroneo en la frecuencia específica de regeneración muscular (entre 25 Hz y 50 Hz).

Gracias a esto, se puede teorizar que los gatos ronronean cuando están heridos o tras sufrir algún traumatismo como método para calmarse a sí mismos. A pesar de que no hay estudios que investiguen a profundidad este aspecto y su efecto en la salud de los gatos, sí se ha evidenciado que los gatos son muy receptivos a las vibraciones y sonidos.

En el 2021 se evidenció que la música tiene efectos calmantes en los felinos que eran sometidos al proceso de esterilización. En el estudio publicado por la Universities Federation for Animal Welfare (UFAW), se analizaron los ritmos cardíacos, la presión arterial y la dilatación de las pupilas de los gatos que estaban siendo operados mientras escuchaban diferentes tipos de música.

¿Cómo ronronean los gatos?

Además de no tener una única teoría acerca del ronroneo de los gatos, los científicos tampoco han logrado identificar exactamente como los felinos pueden producir esta vibración tan específica (25 Hz). Lo que se sabe es que el sonido del ronroneo viene de la laringe de los felinos y se da gracias a que los gatos pueden contraer la parte de la laringe que toca sus cuerdas vocales. Con cada respiración, esto genera una vibración que los humanos pueden escuchar y sentir.

Cabe resaltar que esta vibración específica se ha usado de diferentes maneras para ayudar en el proceso de recuperación tanto física como emocional de las personas. De hecho, la terapia con gatos ha demostrado tener efectos positivos en el tratamiento de la ansiedad, depresión, artritis, alzheimer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Según una recolección de literatura realizada en el 2016 por la publicación anual de Polish Annals of Medicine, esto se debe a que la frecuencia del ronroneo y, en general, la convivencia con animales de compañía ayudan a reducir síntomas de estrés. De hecho, se ha demostrado que los gatos pueden identificar el estado emocional de las personas por medio del lenguaje corporal y los sonidos de su voz.

Esto último, en el 2020, fue estudiado por un grupo de veterinarios de la Universidad de Bari. Los resultados publicados por la revista Animals demostraron que los gatos generan representaciones mentales del estado emocional de sus compañeros sociales (humanos) y pueden buscar cambiarlos activamente (por medio de caricias, ronroneos y otras herramientas sociales). En otras palabras, un gato puede identificar si su dueño se encuentra molesto o triste y puede buscar activamente cambiar este estado de ánimo.