coronavirus

UE reconocerá la covid-19 como enfermedad profesional en sector salud y cuidadores

De esta forma se busca proteger aún más a los trabajadores que han arriesgado sus vidas para salvar las de otras personas en esta pandemia.


La Comisión Europea propondrá que el coronavirus sea incluido formalmente en la lista de enfermedades profesionales en el sector de la asistencia de la salud, social y domiciliaria reconocida por todos los Estados miembro, después de que esta semana recibiera el visto bueno de los gobiernos y de trabajadores y empleadores del sector.

“Es una señal política fuerte para reconocer el impacto de la covid-19 en los trabajadores, así como la contribución esencial de las personas que trabajan en la asistencia sanitaria y social y de los demás trabajadores que corren un mayor riesgo de contraer el virus”, indicó el comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Nicolas Schmit, en un comunicado.

El funcionario explicó que sus servicios preparan una propuesta que actualizará la Recomendación sobre enfermedades profesionales de la Comisión Europea en esta línea, después de que representantes de los Veintisiete, los trabajadores y los empleadores acordaran la víspera en una reunión del Comité Consultivo para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (CCSST) que es necesaria esta revisión.

La voluntad de incluir el coronavirus en el documento formal sobre enfermedades profesionales de la Comisión quedó ya fijada el pasado junio, en el marco estratégico de la UE en materia de salud y seguridad en el trabajo 2021-2027.

Este marco establece acciones clave a escala comunitaria para mejorar la salud y la seguridad de los trabajadores, y uno de sus objetivos transversales clave es mejorar la preparación ante posibles crisis sanitarias en el futuro, según indicó el Ejecutivo comunitario.

Tras el dictamen del CCSST, la Comisión actualizará la Recomendación que incluye la lista de enfermedades profesionales y los agentes que pueden causarlas.

El objetivo es que los Estados miembro adapten sus legislaciones nacionales con arreglo a este documento, de modo que si se reconoce como enfermedad profesional en un Estado miembro, los trabajadores de los sectores afectados que contraigan el virus en el lugar de trabajo podrán adquirir derechos específicos según la normativa nacional, como el derecho a indemnización.

“La vacunación contra ómicron es débil”

Y es que la pandemia aún es un riesgo, teniendo en cuenta que la infección con la variante ómicron del SARS-CoV-2 (dominante actualmente) proporciona poca inmunidad a largo plazo en personas vacunadas contra otras variantes, según un nuevo estudio realizado por investigadores de los Institutos Gladstone y la UC San Francisco (Estados Unidos).

En experimentos efectuados con ratones y muestras de sangre de donantes infectados con ómicron, el equipo descubrió que la variante ómicron solo induce una débil respuesta inmunitaria.

En los individuos vacunados, esta respuesta, aunque débil, ayudó a reforzar la protección general contra una variedad de cepas de covid-19. Sin embargo, en aquellos que no se habían vacunado previamente, la respuesta inmunitaria no pudo conferir una protección amplia y sólida contra otras cepas.

“En la población no vacunada, una infección con ómicron podría ser más o menos equivalente a recibir una inyección de una vacuna. Confiere un poco de protección contra covid-19, pero no es muy amplia”, detalla la doctora Melanie Ott, una de las responsables de la investigación, que se publicó en la revista científica Nature.

El equipo de investigadores examinó primero el efecto de ómicron en ratones. En comparación con la cepa ancestral de SARS-CoV-2 y la variante delta, ómicron provocó muchos menos síntomas en los ratones. Sin embargo, el virus se detectó en las células de las vías respiratorias, aunque en niveles más bajos. Asimismo, ómicron fue capaz de infectar células humanas aisladas, pero se replicó menos que otras variantes.

A continuación, el equipo caracterizó la respuesta inmunitaria generada por las infecciones de ómicron. En los ratones infectados con ómicron, a pesar de los síntomas más leves, el sistema inmunitario seguía generando las células T y los anticuerpos típicos de la respuesta a otros virus.

Eso deja otras razones que podrían explicar por qué ómicron difiere de otras variantes en términos de síntomas e inmunidad, incluyendo la menor replicación observada con ómicron o los tipos de anticuerpos que el sistema inmune genera en respuesta al virus.

*Con información de Europa Press.