deportes

En vídeo: La emocionante reacción de nadadora al enterarse de que batió un récord mundial en Tokio 2020

La reacción de la sudafricana Tatjana Schoenmaker se volvió viral.


Este viernes, la sudafricana Tatjana Schoenmaker hizo historia en la natación olímpica al llevarse la medalla de oro en la prueba de 200 metros pecho, relegando a las estadounidenses Lilly King a la plata y Annie Lazor al bronce.

La nadadora al llegar a la meta se mostró nostálgica y emocionada por conseguir la presea dorada para su país. Sin embargo, la emocionante reacción se dio cuando volteó a ver el marcador del Centro Acuático de Tokio y vio que había roto el récord mundial de la disciplina con una marca de 2 minutos, 18 segundos y 95 centésimas. La sudafricana no cabía de la felicidad y rompió en llanto, pero lo curioso es que sus colegas, contrincantes y compañeras se se reunieron para abrazarla y felicitarla por el hito conseguido.

Schoenmaker quebró el récord del mundo de la danesa Rikke Moller Pedersen, establecido en 2013 (2:19.11).

Mientras eso sucedía, en una sala privada de público, la victoria de la subcampeona mundial Schoenmaker provocó la ruidosa celebración del equipo sudafricano presente en la grada.

La competencia

Lilly King, especialista en los 100 m braza y doble campeona mundial, lideraba la prueba a mitad de carrera, por encima de la referencia de récord mundial, antes de ser alcanzada a falta de cincuenta metros y luego adelantada en el último largo.

No participaba en esta prueba la campeona mundial rusa Yuliya Efimova, en cabeza del balance de esta temporada pero que prefirió concentrarse en los 100 metros braza, donde fue quinta.

Annie Lazar, a sus 26 años, se convirtió en la nadadora estadounidense de más edad en acceder a sus primeros Juegos y consiguió la medalla de bronce, unos meses después del brutal fallecimiento de su padre, víctima del covid-19.

Dressel, el rey en la rama masculina

El estadounidense Caeleb Dressel ganó este jueves la prueba reina de la natación, los 100 metros en estilo libre, en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, imponiéndose al defensor del título, el australiano Kyle Chalmers (plata), y al ruso Kliment Kolesnikov (bronce).

Dressel, de 24 años, firmó un nuevo récord olímpico al parar el crono en 47 segundos y 2 centésimas, suficiente para destronar a Chalmers (47.08) y para superar también a Kolesnikov (47.44), que había conseguido el miércoles el mejor tiempo de las semifinales.

Un video en el que aparecen sus familiares emocionados durante la carrera se ha viralizado con más de 3 millones de reproducciones.

Tras ser sexto en los Juegos de Rio-2016, Dressel tomó los mandos desde 2017 de las pruebas de velocidad de la natación y acumula trece títulos mundiales. En ellos se incluyen los dos últimos en los 100 metros, en Budapest-2017 y Gwangju-2019.