Home

Deportes

Artículo

El serbio se quedó con el segundo puesto del Masters 1000 de Paris.
El serbio se quedó con el segundo puesto del Masters 1000 de Paris. - Foto: Getty Images

deportes

Novak Djokovic, nuevamente en el ojo de la polémica por tomar misterioso líquido en pleno partido

La imagen se hizo viral en el mundo del tenis.

El pasado domingo 7 de noviembre, el danés Holger Rune, decimoctavo jugador mundial, derrotó 3-6, 6-3 y 7-5 al que era el vigente campeón y actual número siete del ranking ATP, el serbio Novak Djokovic, en la final del Masters 1000 de París-Bercy.

A sus 19 años, Rune jugaba su cuarta final consecutiva en otros tantos torneos, ganando en Estocolmo y quedándose con el subcampeonato en Sofía y Basilea. En París ha conseguido el mayor éxito de su todavía corta carrera al ser su primer título de categoría Masters 1000.

No obstante, la gran polémica que ahonda en el mundo del tenis se dio con relación al serbio Novak Djokovic, quien generó un sinnúmero de interrogantes al protagonizar un video donde se observa a su fisioterapeuta facilitarle una bebida que terminó en sus manos desde la tribuna.

El hecho en sí no tiene nada que pueda llamar la atención, pues es usual que los tenistas reciban bebidas isotónicas o batidos con vitaminas por parte de sus equipos en medio de los partidos, sobre todo en los de mayor exigencia físico; sin embargo, su acción provocó la desconfianza por la forma en la que actúan algunos integrantes del equipo de Nole mientras el fisioterapeuta argentino del exnúmero 1 del mundo, Ulises Badio, prepara la mezcla que luego le llegaría al jugador.

En estas imágenes se puede ver cuando el preparador físico de Djokovic, el italiano Marco Panichi, sentado a la derecha de Badio, advierte que hay personas filmando y/o fotografiando la escena (o al menos apuntando hacia ese lado), se incomoda y le ordena a otra persona del staff (que parecía estar escuchando un mensaje en su teléfono celular) que se incline para tapar lo que está haciendo el fisioterapeuta.

Hasta Edoardo Artaldi y Elena Cappellaro, agentes del tenista Djokovic, quienes estaban sentados por delante, miran y comentan la escena. Goran Ivanisevic, el entrenador de Nole, sentado a la derecha de Panichi, solamente miró.

Cabe anotar que esta situación se dio en el duelo con Stefanos Tsitsipas por las semifinales del torneo en suelo francés.

No es la primera vez que sucede

Durante el pasado Wimbledon, donde el serbio logró el título número 21 de Grand Slam en su carrera, se dio una situación similar que generó dudas en el mundo del tenis. Para aquella ocasión y lejos de aclararlo, en la rueda de prensa el serbio dijo: “Los líquidos eran pociones mágicas que mi fisio prepara en su laboratorio”.

Tras esto, el diario The Telegraph publicó que Djokovic se encuentra entre los jugadores profesionales que “prefieren tomar suplementos energéticos sin mezclar o polvo isotónico. Ninguna normativa prohíbe este tipo de bebida que incluso los deportistas consumen con frecuencia. La razón: un alto contenido de sodio que compensa en parte los efectos de la transpiración”.

Por lo pronto, la temporada para Nole cerró con el segundo puesto en Paris. El serbio se alistará para la temporada 2023 la cual arrancará con el desarrollo del Abierto de Australia, torneo en el que no pudo estar en 2022 por abstenerse de vacunarse contra la Covid 19.

¿Podrá jugar sin vacuna? Craig Tiley, director del Abierto de Australia de tenis, primer Grand Slam de la temporada, recalcó que será “decisión final” del gobierno de su país el permitir que el serbio Novak Djokovic pueda participar en la edición 2023.

“Lo que decimos en este momento es que Novak y el gobierno federal deben resolver la situación, y a partir de ahí seguiremos cualquier instrucción. Pasé algún tiempo con Novak en la Copa Laver y me dijo que obviamente le encantaría volver a Australia, pero sabe que será una decisión final del gobierno federal”, expresó Tiley este miércoles durante la presentación de las novedades para el ‘Grand Slam’, en declaraciones recogidas por la prensa australiana.