movilidad

El Gobernador de Cundinamarca quiere llevar el Regiotram hasta Gachancipá

Las dos principales zonas urbanas del país avanzan en proyectos de trenes eléctricos que permitirán mejorar la movilidad y el bienestar de millones de personas. Afinar la operación y articular los desarrollos industriales y de vivienda son dos retos por cumplir.


Cundinamarca busca conectar los municipios de la sabana con una red de trenes eléctricos de última generación. Al contrato suscrito para la construcción de un tren de pasajeros entre Facatativá y Bogotá (Regiotram de Occidente) se suma el acuerdo para los estudios de un tren similar entre la capital de la república y Zipaquirá (Regiotram del Norte).

Ahora, el gobernador del departamento, Nicolás García, planteó la necesidad de extender ese segundo proyecto hasta los municipios de Tocancipá y Gachancipá, en donde no solo se encuentra una población en constante crecimiento, sino un conjunto importante de fábricas y bodegas de firmas locales e internacionales.

Lea también: Firman contrato para estudios del Regiotram del Norte

García anunció esta intención durante un acto público en el que participaban la alcaldesa mayor de Bogotá, Claudia López, y el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla.

Estos dos últimos funcionarios son fundamentales para los planes de la Gobernación, debido a que la población de Bogotá y el dinero de la Nación son piezas clave a la hora de extender el tren hasta esas poblaciones.

Aunque no está definido que el tren llegue a esos dos municipios, sí está clara la visión a largo plazo de la Gobernación, así como la imperante necesidad de mejorar la movilidad en esta región, que combina usos como la industria, la vivienda y la producción agrícola. Un tren eléctrico hacia el nororiente de la verde sabana también generaría mayores oportunidades de turismo en una zona poco explotada en ese frente.

El tren moderno de la sabana sería un catalizador de inversión en esta parte del departamento, factor clave a la hora de evaluar la conveniencia de una extensión hasta Gachancipá.

Gobernador de Cundinamarca

Nicolás García, gobernador de Cundinamarca.

Medellín no se queda atrás

Sergio López, gerente del Metro de la calle 80 de Medellín, explicó que la iniciativa que él dirige va muy bien y que el visto bueno de la Nación para cofinanciar la obra permitirá avanzar en la estructuración técnica, legal y financiera.

A finales de noviembre se tiene prevista la firma en la Casa de Nariño del convenio de cofinanciación entre el municipio y la Nación para gestionar los 3,5 billones de pesos que necesita el proyecto. “Así las cosas, creemos que entre marzo y junio de 2021 estaremos iniciando la licitación de esta obra, que mejorará la movilidad en una amplia zona del Valle de Aburrá”, dijo López.

Regiotram de la 80

El proyecto tiene una extensión de 13,2 kilómetros y 17 estaciones. Los diseños están en una fase avanzada, pero será el contratista ganador el que defina los detalles en cada ítem de la obra.

Si todo marcha bien, las adecuaciones iniciarán en 2022 para tener los primeros viajes en 2027. Una de las características clave de esta nueva línea de metro de Medellín es que será autosostenible, algo poco común en estos proyectos que requieren de un subsidio público para la operación.

Le puede interesar Gobernador de Cundinamarca cuenta detalles del Regiotram

Una de sus ventajas es que el trazado se sumará a la actual red de metro, los cables aéreos, el servicio público de buses y el tranvía de Ayacucho. La línea de la calle 80 de Medellín beneficiará a un millón de personas ubicadas en el occidente de la ciudad y movilizará a 180.000 personas por día.

También habrá un impacto en el medioambiente de la ciudad, en constante crisis por polución.

El ahorro en tiempos de viaje y productividad se cuantificó en 106.000 millones de pesos anuales.

Otra de las características interesantes de este proyecto es que tendrá la primera estación subterránea de este tipo de sistemas férreos en el país. Aunque la mayor parte del recorrido será a nivel del piso, la Estación Robledo será subterránea en un tramo de 600 metros.

El metro de la calle 80 también utilizará analítica de pasajeros. Eso significa que, mediante algunos dispositivos ubicados en el interior de los vagones y sistemas de telemetría, será posible determinar en tiempo real las necesidades del sistema para realizar los ajustes del caso.

Los trenes eléctricos están llegando con fuerza a las dos principales zonas económicas del país. Es necesario afinar la articulación de estos sistemas con la industria y los nuevos desarrollos urbanos que prosperan en estas urbes.

Regiotram del Norte (Render)