minería

AngloGold Ashanti podrá volver a presentar la solicitud de licenciamiento ambiental del proyecto Quebradona

La compañía indicó que, hasta el momento, no ha recibido la notificación de la Anla del archivo de la solicitud de licenciamiento ambiental hecha con anterioridad.


A inicios de esta semana se conoció que la Autoridad de Licencias Ambientales (Anla) archivó el trámite de licencia ambiental del proyecto de minería de cobre Quebradona ubicado en Jericó, Antioquia.

Al respecto, la firma AngloGold Ashanti, que está detrás del proyecto, dijo que aún no ha sido notificada oficialmente de la decisión de archivo por parte de la Anla.

AngloGold Ashanti Colombia se permite precisar que, hasta la fecha, la compañía no ha recibido notificación oficial alguna por parte de la autoridad ambiental sobre la evolución del proceso de licenciamiento. En la medida en que un comunicado de prensa no constituye, de ninguna forma, notificación legal de acto administrativo alguno, no es posible un pronunciamiento sobre una decisión de archivo cuyo detalle se desconoce”, dijo la compañía.

La minera también resaltó que el archivo del licenciamiento le permite a futuro volver a presentar la solicitud del licenciamiento, siempre y cuando cumpla con los requisitos de la Anla.

“El archivo es una de tres respuestas posibles frente a una solicitud de licencia ambiental, a saber, aprobación, negación o archivo. El archivo es una decisión que implica que la autoridad estima que no le es posible pronunciarse de fondo sobre la solicitud de licencia y permite el espacio para volver a presentar la solicitud de licencia, una vez que la supuesta información faltante sea completada y presentada, para una nueva evaluación por parte de la autoridad”, dijo AngloGold Ashanti.

La compañía sostuvo que llevó a cabo por su cuenta un estudio de impacto ambiental “riguroso y exhaustivo” que cuenta con análisis realizados con el acompañamiento de más de 27 firmas consultoras externas expertas, durante más de 14 años, en un proceso abierto de diálogo con las comunidades y distintos grupos de interés del proyecto Quebradona.

“Prueba de lo anterior es que el proyecto Minera de Cobre Quebradona, cuenta ya con todos los demás permisos y licencias requeridos para iniciar su ejecución, incluyendo el permiso de sustracción ambiental otorgado por Corantioquia y la aprobación del PTO por parte de la Secretaría de Minas del departamento. Así mismo, la relación de confianza y aprobación por parte de la comunidad tiene actualmente un nivel de favorabilidad cercano al 75 %. La licencia ambiental es el último paso por surtir”, dijo la minera.

Una de las críticas que había el sector minero sobre la solicitud de licenciamiento ambiental de Quebradona, y otros proyectos, era la demora que estaba tomando el proceso.

Lamentamos que la Anla haya excedido todos los tiempos de Ley para pronunciarse e insistimos en que, una vez la Anla, nos notifique en los términos establecidos en la ley, sólo en ese momento procederemos a analizar los detalles de la decisión y la argumentación que por Ley debe acompañarla”, dijo AngloGold.

La firma resaltó que, una vez reciban la notificación de archivo del proyecto, evaluarán la decisión y avanzarán “rápidamente a una solución que atienda sus requerimientos e inquietudes”.

A través del Auto 09023 del 25 de octubre de este año, la Anla ordenó el archivo del trámite administrativo de evaluación de licencia ambiental, basándose en “la definición del área de influencia, la caracterización de los componentes hidrogeológico, hidrológico, de geotecnia y biótico, consideraciones frente al depósito de relaves (residuos de la actividad minera) y a la subsidencia, entre otros”, según informó la entidad.

La Anla visitó dos veces la zona del proyecto, entre marzo y septiembre de 2020, y como resultado de esto y de la información entregada por la AngloGold, pidió más información en noviembre del mismo año. En total, hizo 174 requerimientos adicionales. En dos meses, la empresa respondió.

Así mismo, también hizo la solicitud de conceptos técnicos a distintas entidades, como el Ideam, el Ministerio de Cultura, el Servicio Geológico Colombiano, la Corporación Autónoma Regional de Antioquia, entre otras. En simultáneo, adelantó mesas de trabajo con universidades como la Javeriana, Los Andes, Central y Distrital, entre otras, así como con la Sociedad Colombiana de Ingenieros y expertos de Suecia, Chile y Brasil.