innovación

Así funciona la curiosa ‘fábrica’ de insectos en el Valle del Cauca

La Corporación AMA SAS produce moscas y larvas que ayudan a mitigar el impacto nocivo de varias plagas.


Los insectos espantan a la mayoría de personas, pero en el Valle, la creatividad llevó a que las moscas y larvas sean bienvenidas.

En el municipio de La Victoria, Valle del Cauca, tiene su sede el laboratorio de la Corporación AMA SAS., una de las empresas que participa y está presente en la vitrina virtual del ecosistema de Agroindustria y alimentos de Econexia.

Esta empresa, creada en el 2008, tiene como objeto principal producir y comercializar insectos, que son bioinsumos agrícolas y pecuarios para el control de plagas y enfermedades en cultivos de cualquier especie, forestales y de pancoger, además, son usados en animales para corregir plagas parásitos y endoparásitos en especies de mayores, así como también para mejorar la nutrición de las plantas con elementos nutritivos de gran valor.

Nosotros tenemos un laboratorio de control biológico. Lo que hacemos es producir insectos benéficos para el control de plagas los cultivos y esto ocasiona que disminuimos el impacto ambiental, porque no se utilizan agroquímicos y así intervenimos en el bienestar del medioambiente y de nuestros recursos naturales”, resaltó Maritza Ramírez, científica de Gestión Ambiental de la Corporación AMA SAS.

Un mundo por explorar

En el mundo existen aproximadamente 1.004.898 especies de insectos formalmente descritos y más de 10 millones de especies aún sin ser recopiladas en el planeta.

En nuestro país, según una ponencia de Germán Amat García de 2011, “el número estimado de especies de insectos existentes en Colombia se puede acercar a las 320.000 especies”. Esto es aproximadamente 31,8 por ciento de las conocidas en el mundo.

Desde el año pasado venimos trabajando con Econexia y allí empezamos a ingresar a las ferias y a tener las citas de agendamiento en las ruedas de negocios para mostrar el catálogo y los insectos con los cuáles trabajamos”, comentó Ramírez.

El control biológico es el proceso a través del cual los agricultores buscan la reducción y el control de plagas, insectos, malezas y enfermedades que atacan cultivos como el de la caña de azúcar, aguacate, caña panelera, maíz, arroz y flores, entre otros.

Las abejas son clave para la seguridad alimentaria de los humanos. Foto: Pixabay
Las abejas son clave para la seguridad alimentaria de los humanos. Foto: Pixabay - Foto: Pixabay

A simple vista, un insecto como el Chrysoperla carnea adulto, puede verse hermoso con sus alas desplegadas, pero es implacable a la hora de combatir a sus presas por su acción depredadora sobre varias plagas como pulgones, escamas, piojos harinosos, moscas blancas trips y ácaros, entre otros.

Contamos con una larva que se llama Chrysoperla carnea que es depredadora y consume la plaga en los cultivos y prefiere los que son de cuerpo blando, explicó la científica.

Este insecto detecta la plaga y realiza sus posturas colonizando un cultivo para el establecimiento de su especie, que a su vez nacerán en larvas para así depredar a otros insectos que son plaga de los cultivos.

La Corporación AMA SAS además ofrece un catálogo que contiene otros tipos de insectos para diversos cultivos.

Tenemos los que son parasitoides, que llegan directo a la plaga, como en los cultivos de caña de azúcar, e identifican a la diatrea, que es una larva, y la parasitan.

Además, producimos la mosca Lydella minense y la avispa Cotesia flavipes, que también parasitan la larva de diatrea en los cultivos. En el laboratorio hacemos el proceso de cultivarlas y reproducirlas para venderlas a nuestros clientes”, explicó la experta.

Equipo de trabajo de CorpoAma SAS
Equipo de trabajo de CorpoAma SAS - Foto: Cortesía CorpoAma

Estos insectos benefician a cultivos de aguacate, caña de azúcar, cereales, cítricos, palma africana, cacao, maracuyá, jardines y frutales, entre otros.

Estos insectos nos ayudan en los cultivos a minimizar el consumo de agrotóxicos e insumos químicos. Si en los cultivos se hacen liberaciones de insectos, esto va a reducir la traza química en los cultivos haciendo menos aplicaciones de origen tóxico”, agregó Ramírez.

Las entregas en el país se realizan a partir del ciclo de vida de los insectos, que depende de la zona de Colombia donde se van a liberar. Vemos la etapa de maduración y si es en cuestión de días la liberación, así revisamos el tiempo que durará y calculamos que el insecto esté maduro o nacido y listo para hacer su labor en el cultivo”.

El ICA y Cenicaña han realizado diversos estudios científicos de evaluación en cuanto a la efectividad del uso de insectos y parasitismo en el campo en los casos de la Lydella minense, Cotesia flavipes y Trichogramma para el control de plagas en la caña de azúcar obteniendo casos exitosos en el Valle del Cauca.

Poder femenino en la ciencia

“Las mujeres tenemos que empoderarnos y creer en nosotras. Que podemos salir adelante y que tenemos todas las condiciones como mujeres para crear y destacarnos en el gremio científico del país.

En este momento queremos expandirnos y estamos trabajando para que nuestra empresa sea reconocida en el país, lograr clientes y realizar alianzas comerciales en Colombia y el mundo”, concluyó Ramírez.

Las infecciones asociadas a organismos son responsables del 20 al 40 por ciento del total de pérdidas en producción ocasionadas por enfermedades en plantas. A escala mundial estas pérdidas se calculan en alrededor de 40.000 millones de dólares.