pobreza

Desnutrición y pobreza: otro flagelo que sufren niños con labio fisurado y/o paladar hendido

Este 28 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Nutrición.


Más del 30 % de los niños y niñas con la condición de labio fisurado y/o paladar hendido en Colombia, también sufre de desnutrición crónica, según lo reveló la Fundación Operación Sonrisa, que también advirtió que esta situación es el resultado de las inequidades y pobreza que hay en el país.

Esta fundación agregó que la desnutrición crónica infantil es la consecuencia más evidente de diferentes factores como la pobreza, escasa educación, desigualdad social, falta de acceso a alimentos, falta de acceso a agua y saneamiento insalubres, alimentación insuficiente y atención inadecuada de enfermedades; un panorama que en Colombia afecta a más del 54,2 % de los hogares.

Marcela Forero, directora ejecutiva de la Fundación Operación Sonrisa en Colombia, indicó que no solo estos factores conllevan a la desnutrición infantil, ya que existen otros de tipo fisiológico como, por ejemplo, la condición de labio fisurado y/o paladar hendido.

Estos elementos, sumados a las condiciones de los hogares, impiden a los niños y niñas alimentarse adecuadamente desde sus primeros años de vida, al no poder llevar a cabo la lactancia materna con normalidad o ingerir alimentos sólidos por miedo a broncoaspirar.

Desnutrición
The poor old man's hands hold an empty bowl. The concept of hunger or poverty. Selective focus. Poverty in retirement. Homeless. Alms - Foto: Getty Images/iStockphoto

“Las familias de niños y niñas con labio fisurado y paladar hendido en Colombia hacen parte, en gran proporción, de poblaciones en condiciones de vulnerabilidad, donde no cuentan con trabajos estables, sin acceso al sistema de salud o migrantes sin garantías de derecho. De ahí que sea necesario brindarles tratamientos integrales para que puedan llevar una vida con normalidad, más allá de la corrección quirúrgica de la malformación de los niños y niñas”, explicó Forero.

Ante este panorama, la Fundación Operación Sonrisa indicó que es necesario adoptar medidas urgentes por parte de las autoridades en todo el país, teniendo presente el grado de vulnerabilidad al que está expuesta esta población. Resaltaron que ante todo es importante garantizar una atención integral.

“Las familias de niños y niñas con labio fisurado y paladar hendido en Colombia hacen parte, en gran proporción, de poblaciones en condiciones de vulnerabilidad, donde no cuentan con trabajos estables, sin acceso al sistema de salud o migrantes sin garantías de derecho. De ahí que sea necesario brindarles tratamientos integrales para que puedan llevar una vida con normalidad, más allá de la corrección quirúrgica de la malformación de los niños y niñas”, agregó la directora ejecutiva de esta fundación.

Ante esto, el colectivo puso como ejemplo el programa Nutriendo Sonrisas, que inició en el mes de mayo del 2021 en medio de la pandemia por la covid-19, y que tiene como objetivo brindar un tratamiento integral y nutricional a los niños y niñas con la condición de labio fisurado y/o paladar hendido que, además, sufren de desnutrición crónica o están en riesgo de padecerla.

Pobreza familias vulnerables
niños mal alimentados
carestía
pobreza extrema
hambre
canasta familiar
precios altos
inflación
Soacha febrero 9 del 2022
Foto Guillermo Torres Reina / Semana
Familias vulnerables niños mal alimentados - Foto: Guillermo Torres /Semana

“Para poder hacer las intervenciones quirúrgicas para corregir la condición de labio fisurado y/o paladar hendido en los niños y niñas, es necesario que tengan un estado de salud óptimo, y la nutrición es el primer problema a resolver”, señaló Forero.

En cifras generales, en Colombia, el 10,8 % de los niños y niñas menores de cinco años presentan retraso en talla, el 3,1 % desnutrición global o bajo peso para la edad y el 1,6 % desnutrición aguda o bajo peso para la talla.

“La Fundación ha entregado más de 1.100 paquetes alimentarios en departamentos como La Guajira, Atlántico, Córdoba, Boyacá, Antioquia y Cauca; y brindado atención y comienzo de terapia de suplemento de alimentación a más de 260 niños y niñas”, concluyó Marcela Forero.

Las consecuencias en niños y niñas que padecen desnutrición, además de la muerte, puede ser la reducción en la capacidad física y la productividad económica, disminución en la capacidad intelectual y de aprendizaje, deterioro del crecimiento y desarrollo físico, deficiencias metabólicas o enfermedades, y difícil recuperación de lesiones o cirugías.