macroeconomía

Esto dijo la calificadora Moody’s sobre la llegada de Petro a la Presidencia de Colombia

La prestigiosa firma es una de las que le mantiene el grado de inversión al país, después de que Fitch y Standard & Poor’s se lo retiraran en pandemia.


La calificación de un país no es cosa secundaria. De ella depende que le presten dinero a menor costo y naciones como la nuestra necesitan prestamistas. De hecho, Colombia tuvo un golpe fuerte cuando le quitaron el grado de inversión. Lo hicieron dos de las más grandes calificadoras del mundo: Fitch y Standard & Poor’s. Entre tanto, Moody’s lo mantuvo y es una de las que ahora entrega su apreciación sobre el gobierno electo de Gustavo Petro.

“La victoria de Gustavo Petro en las elecciones del domingo pondrá a prueba la capacidad de las instituciones en Colombia para asegurar la continuidad en el manejo prudente de la macroeconomía. Dado que el próximo presidente carecerá de mayorías legislativas, será necesario generar consensos políticos para avanzar en su programa de gobierno”, afirma el Senior Vice President de Moody´s Renzo Merino.

Los consensos políticos son uno de los grandes retos para el gobierno de Petro. Las reformas que se avecinan, de cara a cumplir con las promesas de gobierno, son muchas. Reforma tributaria, pensional, laboral, democratización de la tierra son apenas unas cuantas, lo que demandará el apoyo de varios de los poderes existentes en el país.

De acuerdo con algunos de los analistas que se han referido al tema de las elecciones en Colombia, si bien Petro ganó las elecciones presidenciales de Colombia con la mayor fuerza que hay en un país: la gente, que fue movilizada a su favor en medio de la frustración que existe por décadas de pobreza y desigualdad que se le cuelgan a los gobiernos tradicionales, ahora, lo que eran promesas tendrán que ser metas, para las cuales se necesitan muchos recursos. La expectativa de los votantes es la ampliación de los programas sociales, la generación de empleo, la protección de los viejos, la imposición de tributos a los ricos y la separación de una economía extractivista, como la que ha tenido hasta ahora el país, de la cual, se han obtenido los recursos justamente para financiar la política social.

De esto depende la nota

De hecho, para Moody’s, uno de los grandes desafíos para el presidente electo es “abordar temas como la desigualdad y la pobreza”, con lo cual, de paso, le envió señales al nuevo gobierno, pues de abordar esos dos fenómenos puede depender la calificación futura. “Abordar la pobreza y desigualdad puede ser positivo para el perfil de crédito soberano en la medida en que permita reducir tensiones sociales sin afectar de manera notoria la sostenibilidad fiscal”.

Desde la perspectiva de la calificadora, el gobierno de Petro debe ser cauto y, alternativamente con todas las tareas que tiene por delante, deberá evitar “choques negativos que mermen la confianza de los inversionistas”, puesto que ellos, “impactarían sobre el crecimiento económico pesando sobre el proceso de consolidación fiscal y las perspectivas crediticias”.

Tener los oídos abiertos a todas esas voces que intentan ayudar, será clave para que la administración de Petro, la primera en el país considerada como de izquierda, resulte exitosa.