Federico Gutierrez
Federico Gutiérrez, excandidato presidencial. Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

dólar

“Presidente, haga un alto en el camino, escuche a los expertos”: Fico Gutiérrez le envió un contundente mensaje al presidente Gustavo Petro

Federico Gutiérrez, quien aspiraba hace unos meses ser el presidente de Colombia, tres meses después le dice al presidente la república, Gustavo Petro, que el país no va bien.

El dólar ha superado máximos históricos, la semana pasada superó la barrera de los 5.000 pesos y desde que ese comportamiento en el precio de la divisa se registró en Colombia, no ha bajado. Diferentes sectores económicos, políticos, gremios, incluso ciudadanos en general han dejado ver en las redes sociales que el panorama asusta en el país, además de una inflación que tampoco cede, pues los colombianos ahora pagan más por el precio de los alimentos y servicios públicos, según como lo reveló el Dane, en su más reciente informe en el que octubre la inflación llegó a 12, 2%.

Federico Gutierrez
Federico Gutierrez. Neiva-Huila Mayo 19 de 2022. Foto: Juan Carlos Sierra-Revista Semana. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

Esta vez, Federico Gutiérrez, quien aspiraba ganar las elecciones presidenciales este año, mostró inconformismo ante el comportamiento del presidente de la república Gustavo Petro, que según el político colombiano, los mensajes del jefe estado no han gestado un ambiente de calma.

Gutiérrez, en su red social Instagram, realizó un video en el que tomó información como referencia un informe de Anif, Asociación Nacional de Instituciones Financieras, que reveló que desde que Gustavo Petro ganó las elecciones presidenciales el peso colombiano ha tenido una fuerte devaluación.

“La campaña ya pasó, usted ya es el presidente y debe actuar con responsabilidad, (...) 19 de junio, día en el que usted ganó las elecciones, lo que le ha pasado a Colombia, es que es el país con la tasa de cambio más devaluada frente al dólar cuando se compara con otros países emergentes, países desarrollados, de la unión europea y muchos países importantes de América latina y el mundo”, dijo Gutiérrez.

Incluso lo invitó a escuchar a los analistas económicos en el país, “Lo grave de esta situación es que esa alza del dólar y esa devaluación de nuestro peso, lo que trae es una gran crisis en materia económica y social y quienes más sufren son los más pobres. Presidente haga un alto en el camino, escuche a los expertos, queremos que le vaya bien, es que si a usted le va mal, le va mal al país, escuche, escuche y haga un alto en el camino, no vamos bien”. confluyó el político colombiano.

En otra oportunidad, Federico Gutiérrez, manifestó en una columna de opinión en SEMANA que “El aumento del dólar solo afecta a los ricos o a los que viajan por estos días al exterior; yo no tengo un solo dólar. ¡Qué importa que suba!”. Son muchos los ciudadanos, convencidos de que lo anterior es verdad, que van por la vida pensando que “lo del dólar” no es con ellos. Lastimosamente, es con todos. Y los más afectados serán los más pobres.

Según datos de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras –Anif–, el peso colombiano es una de las monedas más devaluadas del mundo; incluso más devaluada que el peso argentino –que ya es mucho decir–, pues es difícil encontrar un país con peor manejo de su economía. Es cierto que el dólar sube en todo el mundo, pero aquí sube mucho más. Y la razón es clara: los esfuerzos del Gobierno Petro por enviar los mensajes equivocados a los mercados, como sus anuncios sobre política energética o el hecho de congraciarse con un dictador.

Gustavo Petro, Fico Gutiérrez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo
Gustavo Petro, Fico Gutiérrez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo - Foto: SEMANA

Dijo que si a nivel mundial, además del panorama inflacionario, se venía vaticinando una posible recesión, el Gobierno debería haber tomado las decisiones estratégicas para tratar de contener el asunto y no ahondarlo con sus declaraciones y acciones. En última instancia, gobernar se trata de eso: hacerse responsable del dinero, la estabilidad y el futuro de la economía, especialmente de los más pobres. Aquí, por el contrario, mientras que con palabras y símbolos el Gobierno entretiene y promete, el hambre y la pobreza son cada día más reales.