corrupción

SIC destapa un nuevo cartel, el de las tuberías de concreto

La entidad emitió sanciones por más de $12.000 millones a dos empresas del sector, luego de encontrar que estas firmaron un acuerdo para repartirse los clientes por más de una década.


Los carteles empresariales en el país no paran. Este jueves, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) anunció una serie de sanciones a dos empresas productoras de tubos de concreto para alcantarillado que incurrieron en un acuerdo que restringía la libre competencia en estos mercados.

De acuerdo con la entidad, las empresas implicadas son American Pipe y Titán las cuales por más de una década concertaron repetirse los clientes de tubería de concreto para el alcantarillado en Bogotá y sus alrededores.

“La actuación administrativa inició como consecuencia de la solicitud realizada por American Pipe para ingresar al Programa de Beneficios por Colaboración en calidad de delator. La sociedad confesó su participación en el cartel, reconociendo su responsabilidad y aportando documentos relevantes que sustentaban la existencia y funcionamiento del cartel”, afirmó la SIC.

Según las investigaciones realizadas por la Superindustria, la compañía junto con Prefabricados de Concreto Tubox S.A.S. ejecutaron un acuerdo de repartición de mercados a través del cual acordaron los clientes que atendería cada una de las empresas, acordando porcentajes de descuento.

Para ello, las empresas consolidaron sus datos de facturación y listas de posibles clientes. Luego, a través de correos electrónicos corporativos y personales, dicha información era intercambiada para concluir en reuniones en las que asistían altos funcionarios de las empresas y en las que se repartían los negocios.

Adicional a esto, la SIC encontró que los dos implicados establecieron un sistema de verificación del cumplimiento del acuerdo que consistía en realizar un control de la facturación de cada compañía y de inspecciones en las oficinas por parte de funcionarios de sus co-cartelistas. 

“El cartel empresarial en el que incurrieron por más de una década afectó el fin del Estado de garantizar el acceso al servicio público esencial de alcantarillado y por ende disminuyó el bienestar de los compradores y consumidores como resultado de precios artificialmente altos y asignación de clientes entre los oferentes”, resaltó la Superintendencia. 

Ante dicha situación, la entidad impuso sanciones por más de $12.700 millones a las empresas, de los cuales $2.943 millones deberán ser cancelados por American Pipe y $9.473 millones por Manufacturas de Cemento Titán S.A.

De igual manera, cinco funcionarios de las compañías fueron sancionados económicamente por haber colaborado, facilitado, autorizado y ejecutado la conducta violatoria de la libre competencia.