Tendencias
Imagen aérea del castillo Ruffo ubicado en Scilla, Calabria.
Las autoridades de esta región han realizado una estrategia en la que se asegura están dispuestas a pagar entre US$ 1.000 a US$ 1.200 a personas jóvenes que deseen vivir en sus tierras - Foto: Getty Images

mundo

En Italia ofrecen US$34.000 a jóvenes que deseen vivir allí: le contamos cómo aplicar

Los ingresos mensuales podrían estar entre US$ 1.000 y US$ 1.200 durante dos o tres años.

Cada día son más las ciudades europeas que buscan incentivar a la juventud para que estudie, invierta y, en el caso de Calabria, una región italiana, que viva en sus tierras y darles a cambio unos miles de euros, que no le caerían mal a nadie.

Italia es uno de los países que más recibe turistas en todo el mundo. Y no es en vano, pues su comida, su historia, su gente, sus costas, su elevado número de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad y sus innumerables paisajes le hicieron merecedor del país más visitado por viajeros internacionales en 2019, llegando a superar países como Francia, México y el país del sueño americano, Estados Unidos.

Monasterio Santa Maria del Isola,Tropea, Calabria
Monasterio Santa María del Isola, Tropea, Calabria. - Foto: Getty Images

Calabria es una región ubicada al suroeste de Italia y en donde abundan las montañas rocosas, los pueblos antiguos y un extraordinario clima, además de varias playas populares, debido a su ubicación en la costa.

Las autoridades de esta región han realizado una estrategia en la que se asegura están dispuestas a pagar entre US$1.000 y US$1.200 a personas jóvenes que deseen vivir en sus tierras, además de ofrecerles un financiamiento para sus proyectos de emprendimiento y que así se vean motivadas a prolongar lo máximo posible su estadía.

Entre las ofertas disponibles se encuentran ubicaciones cerca del mar, en las laderas de las montañas o con vistas que incluyan las dos locaciones anteriores en Aieta, Bova, Caccuri, Albidona, Sant’Agata del Bianco, Santa Severina, San Donato di Ninea, Civita y Samo and Precacore.

Esta estrategia se estableció con el objetivo de rejuvenecer la población de esta región y, asimismo, frenar o minimizar la disminución de la población en dicha zona.

Es bueno mencionar que esta iniciativa es particularmente atractiva porque, a diferencia de algunas propuestas en otras regiones y países, carece de condiciones. De todos modos, hay algunos requerimientos necesarios para quienes deseen ser considerados en este programa. Estos incluyen:

  • No ser mayor a 40 años.
  • Contar con la disposición para mudarse en un rango de 90 días una vez se haya aprobado la solicitud.
Mujer turista en Italia.
Esta iniciativa es atractiva porque, a diferencia de algunas propuestas en otras regiones y países, carece de condiciones como hacer inversiones. - Foto: Getty Images

Además de esto, los futuros residentes deberán comprometerse a desarrollar un emprendimiento comercial –ya sea con un pequeño restaurante, café, bar, una tienda, una granja, etc.– sin importar si se montarán desde cero o bajo ofertas existentes. El programa también considera la posibilidad de ayudarle a quien desee acceder al único financiamiento para iniciar ese proyecto.

Gianluca Gallo, consejero regional de Calabria, aseguró que los ingresos mensuales se recibirán durante dos o tres años.

“Estamos perfeccionando los detalles técnicos, el monto mensual exacto y la duración de los fondos, y si incluiremos también pueblos un poco más grandes, con hasta 3.000 residentes”, puntualizó Gallo. “Hasta ahora hemos tenido un gran interés por parte de las aldeas y, con suerte, si este primer plan funciona, es probable que sigan más en los próximos años”, complementó.

A pesar de que esta estrategia se ve prometedora, hay otras zonas del país cuyas estrategias no dieron los resultados esperados, como el proyecto de venta de casas a un euro en la zona de Basilicata.

Gianpietro Coppola, alcalde de la comuna de Altomonte, afirmó: “Queremos que esto sea un experimento de inclusión social. Que atraiga a la gente a vivir en la región, a disfrutar de los entornos, a arreglar los lugares no utilizados de la ciudad, como salas de conferencias y conventos con internet de alta velocidad. El turismo y las casas de un euro no son las mejores formas de renovar el sur de Italia”.