cambio climático

Cambio climático podría obligar a 216 millones de personas a migrar dentro de sus países

Según el Banco Mundial, desde 2030 se podrían empezar a ver los efectos críticos del cambio climático en la migración.


El Banco Mundial publicó este lunes un informe en el cual sostiene que el cambio climático puede hacer que 216 millones de personas de todo el mundo tengan que migrar dentro de sus propios países.

Según la entidad, en el mediano plazo, las personas que residen en las costas serían las más afectadas por el incremento del nivel del mar, obligándolas a trasladarse a otras zonas.

“Los puntos críticos de la migración climática interna podrían emerger ya en 2030 y continuarían extendiéndose e intensificándose para 2050. El informe también encuentra que una acción inmediata y concertada para reducir las emisiones globales y apoyar el desarrollo verde, inclusivo y resiliente podría reducir la escala de la migración climática hasta en un 80 %”, dijo el Banco Mundial.

El informe sostiene que el calentamiento global genera fuertes impactos en los medios de vida de las personas y la pérdida de habitabilidad en lugares altamente expuestos.

Para 2050, África subsahariana podría recibir hasta 86 millones de migrantes climáticos internos; Asia oriental y el Pacífico, 49 millones; Asia meridional, 40 millones; África del Norte, 19 millones; América Latina, 17 millones; y Europa del Este y Asia Central, 5 millones”, proyecta el estudio.

El documento, desarrollado en alianza con la firma Groundswell invita a la comunidad internacional a tomar acciones directas para mitigar el efecto del cambio climático.

“El informe Groundswell es un severo recordatorio del costo humano del cambio climático, particularmente en los países más pobres del mundo que son los que menos contribuyen al cambio climático. También establece claramente un camino para que los países aborden algunos de los factores clave que están causando la migración impulsada por el clima”, dijo Juergen Voegele, vicepresidente de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

“Todos estos problemas están fundamentalmente conectados, por lo que nuestro apoyo a los países está posicionado para cumplir juntos los objetivos climáticos y de desarrollo mientras se construye un futuro más sostenible, seguro y resistente”, agregó.

Aparte del impacto migratorio, el cambio climático también tiene consecuencias financieras importantes para el mundo. De hecho, un estudio publicado en Environmental Research Letters advierte que los modelos económicos del cambio climático pueden haber subestimado sustancialmente los costos del calentamiento global.

Este tipo de proyecciones podría ayudar a los gobiernos a calcular los costos y beneficios relacionados con las políticas que se adelanten frente a las emisiones de gases de efecto invernadero.

El estudio que fue realizado por un equipo internacional de científicos encontró que el daño económico podría ser seis veces mayor para finales de este siglo frente a lo que se había estimado anteriormente.

De acuerdo con un comunicado del UCL (University College London), que participó en el estudio, los modelos utilizados anteriormente pudieron haber ignorado riesgos importantes y, por lo tanto, subestimar los costos.

El nuevo análisis señaló que la mayoría de los modelos usados se enfocó en daños a corto plazo, por lo que se concluyó que el cambio climático no tiene un efecto duradero sobre el crecimiento económico, a pesar de la creciente evidencia de lo contrario.

Sin embargo, los autores del estudio señalaron que es probable que los eventos extremos como sequías, incendios, olas de calor y tormentas causen daños económicos a largo plazo debido a su impacto en la salud, los ahorros y la productividad laboral.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, para 2100, el Producto Interno Bruto (PIB) mundial podría ser un 37 % más bajo de lo que sería sin los impactos del calentamiento.

“Sin tener en cuenta los daños duraderos, excluidos de la mayoría de las estimaciones, el PIB sería alrededor de un 6 % más bajo, lo que significa que los impactos sobre el crecimiento pueden aumentar los costos económicos del cambio climático en un factor de seis”, advierte el documento.