estados unidos

Estados Unidos bajo el agua: varias ciudades están inundadas; hasta Washington sufre

Las torrenciales lluvias tienen a varias capitales con graves consecuencias.


No para de llover en Estados Unidos. Ya no solo sufren las ciudades y estados del centro del país; hasta la capital, Washington D. C., padece las consecuencias.

Torrenciales aguaceros inundaron calles, estaciones del metro y el aeropuerto sufrió retrasos en los vuelos, generando caos en la urbe estadounidense. Según habitantes, esto nunca se había visto y es un fenómeno totalmente nuevo para ellos. “En cinco años y medio que he estado aquí, esto es lo peor que he visto, nunca lo hemos tenido, no podemos ni salir del vecindario” dijo Justin Heckelman al medio de comunicación Univisión.

Las imágenes del agua en varios sectores de la capital le dan la vuelta al mundo, cada vez denotando los efectos del cambio climático en el planeta.

Por su parte, en el estado de Kentucky la cifra de muertos por las inundaciones llegó a 37, mientras las lluvias complican las operaciones de limpieza, búsqueda y rescate, y el posible clima severo amenaza con provocar más daños.

“Estamos terminando el día con más noticias devastadoras en el este de Kentucky. Podemos confirmar que la cifra de muertos se ha elevado a 37, con muchos todavía desaparecidos”, escribió en Twitter el gobernador del estado, Andy Beshear. “Recemos por esas familias y unámonos para rodear con nuestros brazos a nuestros amigos de Kentucky”, añadió.

Beshear aseguró que se espera que el número de muertos siga aumentando a medida que los equipos de búsqueda y rescate se desplieguen por las zonas inundadas y recuperen más cadáveres.

Algunas zonas del este de Kentucky acumularon más de 20 centímetros de lluvia en un período de 24 horas, lo que provocó inundaciones repentinas. El nivel de agua de la bifurcación norte del río Kentucky en Whitesburg subió hasta los seis metros en cuestión de horas, muy por encima de su récord anterior (4,5 metros).

Joe Biden prometió reconstruir las vidas de los damnificados, un mensaje de optimismo que espera transmitir a un Estados Unidos dividido cuando faltan tres meses para las cruciales elecciones de mitad de mandato.

“Todos tienen la obligación de ayudar”, dijo Biden, y aseguró que el gobierno federal, el estatal, el del condado y el de la ciudad, se quedarán en el lugar “hasta que todos regresen a donde estaban”.

“Hablo en serio”, agregó el presidente, quien promueve la unidad mientras la división entre demócratas y republicanos es tal que apenas pueden hablarse. Algunas zonas de la región montañosa de los Apalaches siguen siendo inaccesibles tras las inundaciones que convirtieron las carreteras en ríos, arrastraron puentes y destrozaron casas.

En días pasados en Las Vegas, Nevada, una de los lugares con menos precipitaciones en el mundo ―debido a su localización al lado de un desierto―, también se vio afectada por una inusual tormenta que inundó calles, casinos y viviendas, algo que nunca había ocurrido allí.

Con videos, ciudadanos y medios de comunicación mostraron las inundaciones que acabaron, incluso, con techos de sitios emblemáticos. El agua se veía correr por las calles como si se tratara de un río caudaloso que cruzaba normalmente por ese sector.

Lugares como el Planet Hollywood Casino, el Caesar’s Palace quedaron con afectaciones por cuenta de las torrenciales lluvias. Hasta el aeropuerto de la ciudad sufrió daños que alcanzaron a dejar la pista de aterrizaje cubierta de agua por varios minutos.

*Con información de AFP.