Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Inicialmente, la jefa de Salud permanecería en su cargo pero posteriormente admitió su error, pidió disculpas y presentó su renuncia por lo sucedido. - Foto: GETTY IMAGES

mundo

Coronavirus: jefa de Salud de Escocia renunció por incumplir la cuarentena

Catherine Calderwood se hizo a un lado de su cargo después de realizar dos viajes a su casa de campo en medio de las medidas de aislamiento que ella impulsaba. "No seguí los consejos que les estoy dando a otros y estoy profundamente arrepentida de ello", dijo.

La infracción a la cuarentena le salió cara a la responsable de la pandemia en Escocia. Después de que circularan varias imágenes difundidas por el diario The Scottish Sun, en las que se veía a Catherine Calderwood, jefa de salud del país, junto con su familia visitando Earlsferry en el Concejo Fife, en Escocia. Este lugar queda aproximadamente a una hora de Edimburgo, la capital escocesa, en donde vive la exfuncionaria. 

Las críticas, por supuesto, no se hicieron esperar. Inicialmente la jefa de Salud permanecería en su cargo, pero posteriormente admitió su error, ofreció disculpas y presentó su renuncia por lo sucedido.

La situación causó mucha controversia, pues Calderwood ha sido la pionera de la cuarentena en Escocia. Había aparecido varias veces en medios de comunicación como televisión, radio y redes sociales invitando a los ciudadanos a cumplir el confinamiento impuesto en este país del Reino Unido para contener la propagación de la covid-19.

Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia, apoyó hasta el último momento a Calderwood en su cargo. Foto: GETTY IMAGES

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, apoyó a la jefa de Salud para que permaneciera en su cargo, pero después de algunas conversaciones Calderwood tomó la decisión de hacerse a un lado. Explicó que "centrarse en su comportamiento podría ser una distracción en el trabajo de guiar al país en medio de la pandemia".

Posteriormente, la exjefa de Salud publicó un texto en su cuenta de Twitter en el que explicaba su dimisión: "Quisiera disculparme por lo reportado en los medios hoy. A pesar de que tengo razones para hacerlo, eso no lo justifica y no eran legítimas para estar fuera de mi casa. Mientras mi familia siguió las recomendaciones de aislamiento social todo el tiempo, entiendo que no seguí los consejos que les estoy dando a otros y estoy profundamente arrepentida de ello".

Agregó, además, que continuará asesorando a los ministros para enfrentar el virus en su país, al igual que seguirá apoyando al personal médico que está en la primera línea de batalla contra el nuevo coronavirus. 

A la exjefe de la Salud ni siquiera la indemnizaron luego de su salida, como sí lo han hecho en otras ocasiones similares. Por ejemplo, cuando el ministro de Finanzas Derek Mackay se retiró de su cargo luego de ser protagonista de un escándalo por enviar mensajes inapropiados a un niño de 16 años, y aun así recibió 1.200 libras de indemnización. Calderwood no corrió con la misma suerte.

La funcionaria fue reemplazada por un jefe de Salud interino, el doctor Gregor Smith, quien en adelante ocupará ese cargo.