Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Energía eléctrica
Energía eléctrica - Foto: iStock / Getty Images Plus

unión europea

La UE debate alternativas para contener los precios de la energía

Los ministros europeos de Energía se reúnen de emergencia este viernes en Bruselas para discutir formas de reducir los exorbitantes precios de la energía, en un contexto de tensiones por las fugas registradas en gasoductos entre Rusia y Europa.

Las preocupaciones por el alza en los precios de la energía se habían expresado ya a fines de 2021, pero desde el inicio de la invasión de Rusia en Ucrania, en febrero, la situación se transformó en una crisis de primera magnitud.

Tras la ofensiva rusa, la Unión Europea (UE) adoptó una serie de sanciones sin precedentes y, en represalia, Moscú redujo drásticamente su suministro de gas natural, un componente central para mantener en movimiento la industria europea.

“Estamos en una guerra energética con Rusia, se acerca el invierno y tenemos que actuar ahora”, dijo al llegar a la reunión el ministro checo de Energía, Jozef Sikela, cuyo país ejerce la presidencia rotativa del Consejo Europeo.

En ese contexto crítico, un grupo de países europeos pide a gritos que se adopte un tope al precio del gas, una idea que los técnicos de la Comisión Europea (brazo ejecutivo de la UE) reciben con cautela.

Las fugas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2 agravaron la situación, ya que la UE y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan) sospechan que se trató de actos de sabotaje.

Rusia, por su lado, no descarta el sabotaje y sospecha de la participación de un Estado en el episodio.

La crisis tiene una incidencia dramática en la vida real de los europeos. Un panadero belga dijo a AFP que su cuenta de electricidad mensual pasó de unos 1.860 euros (1.800 dólares) a casi 12.000.

“Es absolutamente imposible de pagar”, lamentó el maestro panadero Pascale Dumont a AFP.

Este jueves, el grupo empresario BusinessEurope advirtió que el precio exorbitante de la energía podría impulsar el cierre de “miles” de empresas en el bloque o el traslado a países donde los costos sean inferiores.

Discusión difícil

Un grupo de 15 países envió esta semana una carta a la Comisión Europea para defender la idea de definir y adoptar un precio máximo para el gas, como forma de contener la imparable subida de los costos.

La idea es adoptar un tope en los precios para todas las importaciones de gas al bloque, que abarca el gas por gasoducto desde Rusia, pero también los envíos de gas natural licuado desde Estados Unidos y otras fuentes.

La Comisión Europea, en cambio, parece más inclinada a limitar la medida al gas importado de Rusia.

Por su parte, la ministra española, Teresa Ribera, dijo al llegar a la reunión que Bruselas “no acaba de encontrar cuál es el espacio en el que todos los Estados miembros podamos responder positivamente”.

Por ello, apuntó, “efectivamente hoy no saldremos con una conclusión definitiva en un texto que pueda ser implementado inmediatamente”.

Varios países de la UE adoptaron medidas de protección especial a los consumidores particulares para pagar las cuentas de electricidad, aunque la medida tiene un costo descomunal y, por lo tanto, diversos países piden una definición sobre su continuidad.

Alemania, el país más afectado directamente por la ausencia de gas barato para mantener su industria, ya adelantó que liberará 200.000 millones de euros para proteger a los hogares y empresas alemanes de una “guerra energética”.

La Comisión Europea está tratando de aprovechar la cooperación de la era covid para forjar un enfoque común de la UE sobre energía.

Demanda mayor que la oferta

“Europa se enfrenta al chantaje energético de Rusia, y la demanda global de gas es mayor que la oferta”, dijo la comisaria europea de Energía, Kadri Simson.

Otra propuesta central se refiere a un tope en los beneficios de los productores de electricidad que no utilizan gas, y una contribución de otras grandes empresas de energía.

Otra medida en discusión es fomentar una sensible reducción en el consumo de energía.

Una de las dificultades de definir una respuesta de conjunto está en que los países del bloque tienen un perfil diferente en materia de necesidad energética.

*Con información de AFP.