Home

Mundo

Artículo

Un miembro del Servicio Secreto custodia al presidente estadounidense, Barack Obama, durante un acto público.
Un integrante del Servicio Secreto custodia al presidente estadounidense. - Foto: AP/Jae C. Hong, archivo

mundo

Servicio Secreto de EE. UU. suspende a agentes por vínculo con falsos funcionarios

El hecho se dio luego de verificar que los empleados tenían relación con dos impostores.

El Servicio Secreto de Estados Unidos, que protege al presidente de ese país, Joe Biden, aseguró este jueves 7 de abril que suspendió a varios de sus agentes debido a su relación con dos hombres detenidos por hacerse pasar por funcionarios federales.

De acuerdo con una declaración juramentada presentada en un tribunal de Washington, Arian Taherzadeh, de 40 años, y Haider Ali, de 36, detenidos el miércoles, habían ofrecido regalos a un miembro del equipo de seguridad de la primera dama, Jill Biden, así como a otros agentes del Servicio Secreto.

Taherzadeh, que vivía en un edificio de apartamentos en Washington en el que residen numerosos funcionarios federales relacionados con la seguridad, también cedió a varios empleados del Servicio Secreto y de Seguridad Nacional unidades de vivienda libres de alquiler que costaban hasta 4.000 dólares al mes, según la declaración jurada.

Los hombres convencieron a algunos de esos agentes de que ellos eran investigadores especiales del Departamento de Seguridad Nacional, y mostraron uniformes y documentos que respaldaban esas afirmaciones. De acuerdo con el expediente judicial, cuatro agentes del Servicio Secreto fueron suspendidos por el caso.

Todo el personal implicado en este asunto está de baja administrativa y tiene restringido el acceso a las instalaciones, equipos y sistemas del Servicio Secreto”, informó el organismo en un comunicado.

Los objetivos de Taherzadeh y Ali no quedan claros, pero en determinado momento ellos reclutaron a una persona para que investigara “un individuo que proporcionaba apoyo al Departamento de Defensa y a la comunidad de inteligencia”.

Taherzadeh tenía acceso al sistema de seguridad del edificio en que vivía y contaba con numerosas cámaras de seguridad en su apartamento principal. También llevaba pistolas utilizadas por las fuerzas del orden estadounidenses y demostró a los demás que tenía acceso seguro a lo que parecían ser los sistemas informáticos de la Seguridad Nacional.

Tiroteo en Indianápolis
Agentes de policía del Servicio Secreto de los Estados Unidos se encargan de cuidar la seguridad de Biden. Foto: AP / Andrew Harnik. - Foto: AP

De otro lado, en materia militar del país de las libertades, el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Mark Milley, se manifestó este jueves en oposición a retirar al grupo de élite iraní Quds, una fuerza clave de los Guardianes de la Revolución, de la lista de “organizaciones terroristas”, uno de los puntos en discusión para relanzar el acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán.

“Mi opinión personal es que la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución es una organización terrorista y no apruebo que la eliminen de la lista de organizaciones terroristas”, declaró el militar estadounidense de más alto rango al ser interrogado durante una audiencia en el Congreso estadounidense.

Irán presionó para que el Departamento de Estado elimine la designación dada a los Guardianes de la Revolución como condición para volver al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), acuerdo de 2015 que tenía por objetivo controlar su desarrollo nuclear y evitar que adquiriera capacidad armamentística.

El gobierno anterior (Donald Trump) derogó unilateralmente el acuerdo en 2018 y un año después designó como terrorista a los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la República Islámica de Irán.

El presidente Joe Biden ha intentado salvar el acuerdo, pero las conversaciones se han estancado en el último mes. Los acercamientos son dirigidos por el Departamento de Estado, pero Milley y el Pentágono no están directamente involucrados.

Por otro lado, no estaba claro si Milley sugería mantener designada como “terrorista” a la fuerza Quds y sacar de esa lista a los Guardianes de la Revolución. En una declaración sobre el tema, el Departamento de Estado señaló actos de la fuerza de élite iraní como intentos de atentados y asesinatos en Estados Unidos y otros países.

*Con información de la AFP.