mundo

Varios muertos y poca esperanza de encontrar sobrevivientes luego de derrumbe del glaciar de los Alpes Italianos

El desastre ocurrió un día después de que se registrara un récord de temperatura de 10°C en la cima del glaciar.


Los equipos de rescate nutren pocas esperanzas de encontrar supervivientes este lunes tras el derrumbe por una ola de calor de parte del glaciar de la Marmolada, el mayor de los Alpes italianos, que dejó al menos seis muertos y ocho heridos.

El desastre ocurrió un día después de que se registrara un récord de temperatura de 10 °C en la cima del glaciar, debilitado por el calentamiento global, así como por la ola de calor que azotó a toda la península italiana, lo que aceleró su deshielo.

Las posibilidades de encontrar supervivientes “son casi nulas”, advirtió a la prensa el jefe de los servicios de salvamento en alta montaña de la región, Giorgio Gajer.

Los rescatistas desplegaron drones equipados con cámaras térmicas durante la noche, con la esperanza de localizar a los sobrevivientes arrastrados por la avalancha de hielo y rocas, explicó a la AFP el alcalde de la ciudad de Canazei, Giovanni Bernard.

Debido al mal tiempo que azota la zona este lunes, el helicóptero que transportaba al primer ministro Mario Draghi no pudo aterrizar a Canazei, por lo que ha tenido que llegar en automóvil.

“Es una situación muy peligrosa también para los rescatistas”, que no pueden avanzar a pie, explicó Bernard.

La portavoz de los servicios de emergencia, Michela Canova, aseguró a la AFP este lunes que el número de muertos es por ahora de seis muertos y ocho heridos.

Según la agencia de noticias Ansa, al menos tres italianos y un checo se encuentran entre los excursionistas muertos en el derrumbe. El jefe de protección civil de la provincia de Veneto, Gianpaolo Bottacin, también mencionó “desaparecidos” sin especificar el número.

La prensa habla de unos 15 por los coches en el área del estacionamiento que nadie ha recuperado hasta ahora. “Encontramos algunos cuerpos destrozados entre el montón de hielo y escombros esparcidos por más de 1.000 metros”, testificó Gino Comelli, de los equipos de rescate de alta montaña, citado por el diario Corriere della Sera.

Los equipos de rescate alpino han activado un número gratuito para ayudar a las personas que no han tenido noticias de familiares que salieron en excursión al glaciar.

El derrumbe de una parte del glaciar de la Marmolada “es consecuencia de las condiciones meteorológicas actuales, es decir, de un episodio de calor anticipado que coincide con el problema del calentamiento global”, explicó a la AFP el profesor Massimo Frezzotti, del departamento de Ciencias de la Universidad Roma Tres.

“El deshielo se ha acelerado en los Alpes. Tuvimos un invierno extremadamente árido, con un déficit de precipitaciones del 40 al 50 %. Las condiciones del glaciar actualmente corresponden a las de mediados de agosto, no de principios de julio”, sostiene el especialista.

Por su parte, el papa Francisco pidió en su cuenta de Twitter que “las tragedias que estamos viviendo debido al cambio climático deben alentarnos a buscar urgentemente nuevos caminos que respeten a las personas y la naturaleza”.

“Es un milagro que estemos vivos”, contó Stefano dal Moro, un ingeniero que estaba en el glaciar con una amiga israelí. “Escuchamos un ruido sordo, y en ese momento se desató un mar de hielo. No tenía sentido correr, todo lo que puedes hacer es rezar”, aseguró al diario Corriere della Sera.

El glaciar se derrumbó cerca de la localidad de Punta Rocca, en el trayecto habitual para llegar a su cumbre. Técnicamente, se trata de un serac, es decir, un enorme bloque que tal vez estuvo allí durante siglos y que terminó en el valle desmoronándose en una carrera sin obstáculos.

Las imágenes filmadas desde un refugio cerca del desastre muestran nieve mezclada con rocas rodando por las laderas de la montaña acompañadas por un estruendo. Otras imágenes tomadas por turistas con sus teléfonos móviles muestran la avalancha desde lejos, arrastrando todo a su paso.

El glaciar Marmolada, apodado “la reina de los Dolomitas”, es el glaciar más grande de esta cadena montañosa del norte de Italia, que forma parte de los Alpes. El tamaño del desprendimiento es excepcional: unos 200 metros el frente que bajaba durante un kilómetro y medio a unos 300 km por hora, calcula la prensa.

Según el informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado el 1 de marzo, el derretimiento del hielo y la nieve es una de las diez principales amenazas causadas por el calentamiento global, lo que altera los ecosistemas y amenaza algunas infraestructuras.

*Con información de AFP.