Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2019 3:20:00 PM

Uribe, en el papel de ministro del Interior

El expresidente tomó las riendas y propuso un acuerdo político con las mayorías del Senado para intentar salvar del naufragio dos de las seis objeciones. No es la primera vez que Uribe lidera una idea así, mientras en el Capitolio reclaman por la ausencia de la ministra del Interior.

Álvaro Uribe en el papel de ministro del Interior Uribe propuso un acuerdo con las "mayorías" del Senado para intentar salvar las objeciones. Foto: León Darío Peláez / SEMANA

El Gobierno Duque sabe que no la tiene fácil en el Senado y que los votos no le alcanzan para salvar las objeciones a la ley estatutaria de la JEP. Ante la posibilidad de otra estruendosa derrota el expresidente Álvaro Uribe lanzó un salvavidas, propuso un acuerdo político para no dejar naufragar dos de las seis objeciones que radicó el presidente Iván Duque: “La objeción que tiene que ver con la extradición y la que tiene que ver con el riesgo de que personas ajenas (terceros) sean involucradas en este proceso”.

En contexto: Senado votará objeciones a la JEP el lunes, mientras Uribe intenta un acuerdo político

La autoridad de Uribe para buscar un diálogo político lo pone en el papel de ministro del Interior. En el Capitolio, de hecho, extrañaron la presencia de la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, durante las cuatro horas que duró el debate en la plenaria de este martes y que se convirtió en la antesala de lo que será la votación de las objeciones.

Si bien en la agenda de la ministra estaba la plenaria del Senado y desde el Ministerio del Interior le aseguraron a SEMANA que Gutiérrez estuvo como siempre en el Congreso, su presencia no fue notoria. Así lo aseguraron varias fuentes consultadas. De hecho, algunos congresistas recuerdan haber visto en la plenaria al alto consejero presidencial para la política, Jaime Amín, pero no a los ministros del gobierno. Cabe recordar que en debates anteriores sobre las objeciones -como el de la Cámara- asistieron las ministras de Justicia y del Interior, y que es muy probable que el lunes, día en que se votarán las objeciones en Senado, asistan las ministras.

Uribe no solo hace las veces de ministro del Interior, actúa como jefe de Estado, le fija la agenda al gobierno, sus prioridades, le da línea al gobierno de qué debe hacer. A mí no me sorprende, antes de que se pronuncie sobre algún tema Duque, Uribe trina”, aseguró a SEMANA el senador Iván Cepeda (Polo). Sin embargo esta percepción no solo existe entre las fuerzas de oposición. Personas de otros partidos, como Cambio Radical y La U, consideran que a la ministra le ha faltado protagonismo.

Puede leer: “Sicario, sicario, sicario”: Uribe a Petro en acalorado debate

No es la primera vez que Uribe toma las riendas y da línea sobre cómo lograr apoyo para la agenda legislativa del gobierno. En noviembre del año pasado, cuando Duque caía en las encuestas y los proyectos no despegaban en el Congreso, propuso una estrategia política de corto plazo que contemplaba una “coalición interpartidista para concertar y apoyar las reformas del Gobierno”. Poco antes él mismo se había desplazado al despacho del ministro de Hacienda para dirigir las reuniones multipartidistas en las que se sacó adelante la reforma tributaria y en agosto había tratado de liderar un consenso para elegir contralor. 

A finales de año, siguiendo la línea de Uribe, la ministra del Interior anunció que buscaría un pacto político antes de que empezaran las sesiones en el Congreso. Este no tuvo sentados sobre la mesa a representantes de todo el espectro político, las reuniones fueron con los partidos de Gobierno e independientes a puerta cerrada. Se acordó discutir temas de la agenda legislativa en mesas de trabajo que, hasta ahora, no han tenido frutos.

Si bien en la plenaria del pasado martes del Congreso Uribe no precisó a cuáles partidos políticos les hacía la propuesta, el Gobierno le apunta sobre todo a conseguir votos entre los independientes. La senadora Paloma Valencia ambientó la propuesta de Uribe horas antes. Públicamente les pidió al expresidente César Gaviria, jefe único del Partido Liberal, y al exvicepresidente Germán Vargas apoyar las objeciones para no permitir que "los micos de los mafiosos queden en nuestro ordenamiento jurídico", porque a su juicio personas de la Farc estarían vendiendo cupos a terceros en la JEP -sin relación directa con el conflicto armado-.

Así las cosas, el foco está en lograr respaldo del Partido Liberal, Cambio Radical y La U, que formalmente es partido de Gobierno, pero que también ordenó votar en bancada en contra de las objeciones. Desde el Ministerio del Interior se hizo la invitación a los partidos, pero fue Uribe quien decidió llevar la batuta en el Senado en medio del álgido debate sobre el orden del día en el que la oposición exigió -tal como se lo permite el Estatuto de Oposición- determinarlo para priorizar la votación de las objeciones a la JEP.

Hablan de un acuerdo no con congresistas sino con la élite tradicional. Se entienden entre expresidentes como Pastrana o Gaviria, o nietos de expresidentes como Germán Vargas. El Partido Verde está siempre dispuesto al diálogo pero quieren un acuerdo de canapé, es en una lógica de virreinato”, dijo a SEMANA la senadora Angélica Lozano, quien en la plenaria reveló una infidencia sobre el trabajo de la subcomisión que estudió las objeciones. Aseguró que tanto a Iván Marulanda como a Alberto Castilla, del Verde y el Polo, respectivamente, los gobiernistas -en cabeza del conservador David Barguil- les propusieron buscar un consenso antes de radicar el informe para “hablar con las Farc sobre modificaciones”, lo cual aceptaron. Sin embargo,  después de 20 días se dieron cuenta que no se dio tal diálogo. Al respecto la senadora Paloma Valencia se defendió diciendo que no asaltaron en su buena fe al senador Marulanda y que han “venido buscando una concertación”.

El Gobierno Duque con poco aire político tiene el tiempo y las cuentas en contra para salvar las objeciones a la ley que reglamenta la jurisdicción especial para la paz. Uribe lanzó un salvavidas que no garantiza el éxito para el Gobierno y que se da en medio de una crisis de gobernabilidad en la que la discusión sobre las objeciones a la JEP le ha restado más de lo que ha sumado.

EDICIÓN 1947

PORTADA

Los líos del general Moreno, relacionado en la cacería de militares

SEMANA revela las denuncias de corrupción contra el general Mauricio Moreno, comandante de la Segunda División. Se trata de uno de los oficiales mencionados en la cacería que el Ejército desató contra sus propios soldados.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1947

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.