soacha

CAR Cundinamarca inició muestreo para evaluar toxicidad de espuma en Soacha

Quintanares, Nuevo Colon, Compartir, la Capilla, los Robles, Despensa Olivos I y Olivos II son los barrios afectados.


La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca inició las labores de seguimiento y monitoreo a las fuentes hídricas en el municipio de Soacha ante la espuma generada en la quebrada Tibanica, producto de las intensas precipitaciones que generaron su desbordamiento.

Personal de la CAR realiza muestreo para determinar la toxicidad de la misma, provocada por la turbulencia sobre estas aguas residuales.

La entidad insistió en el llamado a la comunidad para que no arroje basuras en las calles porque incrementan el riesgo de taponamiento y emergencias por inundaciones.

La CAR puntualizó que, junto con las autoridades municipales, se ha advertido en reiteradas ocasiones que la ronda de la quebrada Tibanica no es una zona habitable.

De acuerdo con lo informado por el Cuerpo de Bomberos de Soacha, en la noche del martes y madrugada de hoy miércoles se presentaron fuertes lluvias en el municipio, afectando diferentes barrios como Quintanares, Nuevo Colón, Compartir, la Capilla, los Robles, Despensa Olivos I y Olivos II, en donde la red de alcantarillado tiene bastantes fallas.

Taponamiento en la quebrada Tibanica en Soacha generó montañas de espuma de alta toxicidad.
Taponamiento en la quebrada Tibanica en Soacha generó montañas de espuma de alta toxicidad. - Foto: Bomberos de Cundinamarca

De otro lado, la quebrada Tibanica, en la parte alta de Soacha, se desbordó por motivos de taponamiento, creando una espuma que afecto varias viviendas en la Comuna 4, en el barrio Villa Esperanza, la cuales están al rededor de esta quebrada, creando una emergencia sanitaria. Así mismo, en el barrio la Capilla se presentó un escape de gas.

Debido al comportamiento medioambiental y el impacto en la zona, varios de los sectores quedaron cubiertos por el material contaminado, además, algunos de los transeúntes y familias quedaron atrapadas.

En el sector de Quintanares, entre otros, las fuertes lluvias provocaron la creación de afluentes y, de manera conjunta, la producción espumosa que forma parte de las aguas residuales de un caño, por ende, su nivel contaminante es preocupante debido al material particulado que emana.

Las fuertes lluvias también afectaron los centros comerciales del municipio por inundaciones, principalmente en la Autopista Sur.

A principios de junio, el alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, evidenció su preocupación e indignación después de cumplirse dos años de iniciadas las obras de parte de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá en la construcción de las redes sanitarias y pluviales en sus sectores, pero que a la fecha se encuentran inconclusas y abandonadas, generando problemas de salud y daños en la infraestructura vial.

“Las obras de saneamiento básico no serán entregadas al Acueducto de Bogotá, una empresa nefasta, corrupta, politiquera, que no resuelve los problemas. Aquí la inversión es con el presupuesto de Soacha y se le va a entregar a la Empresa Pública de nuestra ciudad”, puntualizó el mandatario.

Ante esta situación, el alcalde Saldarriaga denunció que le cobran a la ciudad 100 mil millones de pesos al año por concepto de alcantarillado y no atiende las emergencias cuando se requieren. Igualmente, menciona que hay frentes de obra realizados por dicha empresa que han quedado olvidadas sin darle respuesta a la comunidad y retrasando el progreso y desarrollo de Soacha.

Las obras incompletas son: construcción sistema de acueducto La Veredita, con un plazo de ejecución de 12 meses; construcción del sistema Red Matriz El Vínculo, con una ejecución de 16 meses; construcción de redes locales de acueducto, alcantarillado sanitario y pluvial del barrio Villa Sandra con ejecución de 12 meses, y finalmente, construcción de redes locales de acueducto, alcantarillado sanitario y pluvial del sector Ciudadela Sucre con una ejecución de 30 meses.

“Realmente la politiquería de Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá tiene sumergida a Soacha en el peor de los caos. Por eso hay que decirle no al Acueducto de Bogotá, que se vayan con su politiquería, burocracia, realmente para otro lado, pero a Soacha la tienen que dejar progresar”, dijo Saldarriaga.

SEMANA contactó al Acueducto de Bogotá para conocer qué le respondían al alcalde Saldarriaga y aseguraron que las condiciones de los terrenos han dificultado el desarrollo de las obras.

La EAAB destacó que el servicio y las inversiones en el municipio han sido parte de las prioridades definidas en el plan de inversiones, las cuales ascendieron a más de $ 88.052 millones, beneficiando a una población de 143.180 habitantes en el periodo 2016-2021.