bogotá

CAR decomisó carbón vegetal en operativos contra quema a cielo abierto en Bogotá; hay 7 capturados

El material estaba listo para comercializar. El operativo se desarrolló en el predio ‘El Chito’ en la vereda Quiba de la localidad Ciudad Bolívar.


En un operativo contra las quemas de madera a cielo abierto, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), a través de su Unidad Integrada de Gobernabilidad Ambiental (UIGA), decomisó 23 bultos de carbón vegetal que estaban listos para comercializar.

El operativo se desarrolló en el predio ‘El Chito’ en la vereda Quiba de la localidad Ciudad Bolívar de Bogotá y contó con el acompañamiento del Ejército Nacional, la alcaldía local, la Secretaría de Gobierno, la Policía Metropolitana y la Policía de Carabineros.

En el lugar también fue hallada una pila de retal listo para procesar y dos tamices (coladores) de aproximadamente tres metros de altura. Además, siete personas fueron capturadas en flagrancia.

De acuerdo con la entidad, la actividad se desarrolló sobre un terreno cubierto por vegetación nativa, que a medida que se produce la combustión va afectando el follaje circundante.

“Se encuentra una afectación al recurso flora debido a la remoción y quema de varios tallos de vegetación característica de la zona de bosque alto andino”, dijo Edward Franco Gamboa, líder (e) de la Unidad de Gobernabilidad Ambiental de la CAR.

“Por ello, impusimos medida preventiva de suspensión inmediata de esta actividad y procedimos a hacer el decomiso del material”, explicó.

El funcionario concluyó que la actividad también afectó el recurso aire, dado que este tipo de quemas generan emisión de material particulado y gases contaminantes como monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno y azufre, derivados de la combustión de la madera.

La CAR reiteró el llamado a no promover y denunciar de esta actividad ilegal que afecta a los recursos naturales.

Aguas subterráneas en municipios de Cundinamarca

Gracias a equipos digitales de última tecnología adquiridos recientemente por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la entidad identificó la presencia de aguas subterráneas en cuatro municipios de la cuenca media del río Bogotá.

Se trata de El Rosal, Sopó, Madrid y Soacha, donde a través de la recolección de información geológica e hidrogeológica, sondeos eléctricos, tomografías hechas sin realizar intervenciones a gran escala; la entidad identificó este potencial hídrico que será clave en la toma de decisiones en proyectos que a futuro se desarrollen en estas zonas.

“Este material se convierte en insumo para determinar los posibles proyectos por desarrollar en la zona, ya que proporciona datos específicos sin hacer una intervención física a gran escala”, afirmó Edwin García, director del Laboratorio Ambiental de la CAR.

Según lo explicó Daniel Jaimes, ingeniero del Laboratorio Ambiental de la CAR Cundinamarca, los resultados permiten ver en dónde están las aguas subterráneas, así como las tuberías existentes.

“Gracias a dispositivos digitales únicos en el país, adquiridos para la modelación ambiental y que pueden identificar los recursos hídricos disponibles en el subsuelo, podemos determinar su potencial para optimizar su uso”, dijo el profesional.

El funcionario informó que recientemente finalizó este estudio que corresponde al Plan de Monitoreo Hidrogeológico de la cuenca del Río Bogotá y está previsto iniciarlo en las cuencas del río Seco y en la de Ubaté-Suárez.

“Esta tecnología también fue probada en el municipio de Tocancipá en cooperación con la empresa Femsa. Allí se adelantaron estudios en los predios de esa compañía donde existían unos pozos que permitieron realizar sondeos y corroborar que los resultados coinciden con la realidad evidenciada. De esta forma, se demostró la eficiencia de estos instrumentos para preservar el recurso hídrico sin perforaciones”, dijo Jaimes.

De acuerdo con la CAR, estos equipos aplican técnicas de geofísica que permiten determinar la presencia de rocas permeables, posibles portadoras de aguas subterráneas, recurso natural que estaría disponible para la comunidad en zonas con déficit de este preciado líquido.