cirugías

Corte de París ordena indemnización a miles de mujeres en Colombia por implantes mamarios PIP defectuosos

El caso tardó más de una década en resolverse luego de sentencias contradictorias y procedimientos legales.


El Tribunal de Apelaciones de Francia emitió un fallo contra el certificador alemán TÜV Rheinland por el caso de los implantes mamarios defectuosos PIP que fueron parte de un escándalo en la década de 2010 y que dejó millones de mujeres afectadas en todo el mundo.

Las denuncias aseguraban que los implantes presentaron un índice de ruptura que no era normal ya que se rellenaron con gel casero que era más económico en lugar del gel de silicona requerido, solo para ahorrar gastos.

El caso tardó más de 10 años durante los cuales hubo diferentes momentos y trámites legales que dilataron el proceso hasta que una corte en París decidió fallar en contra de la empresa alemana y ordenar la indemnización de millones de mujeres afectadas con estos implantes.

De acuerdo con los datos obtenidos por la Corte de Paris, en Colombia se estima que hay 1.500 mujeres que fueron víctimas de estos implantes, pero por el momento no se sabe a cuánto ascenderá el valor de la indemnización que recibirán las afectadas.

En 2013, la compañía alemana fue declarada culpable por no cumplir los deberes de control y vigilancia y fue condenada a indemnizar a seis distribuidores y a cerca de 1.700 víctimas que recibieron los implantes, explicó Blu Radio.

Pero, dos años después, el tribunal de apelación de Aix-en Provence revocó dicha sentencia y le quitó toda la responsabilidad a la compañía alemana.

Esto generó preocupación entre las víctimas y por ello, en 2018, el Tribunal Supremo de Francia anuló la decisión emitida por el Aix-en Porvence y remitió el caso al tribunal de apelación de Paris.

Se estima que entre 2001 y 2010 se vendieron cerca de un millón de implantes defectuosos en el mundo y se calcula que un aproximado de 400.000 mujeres en el mundo portan implantes PIP.

Los riesgos de los implantes PIP

Desde hace 10 años, miles de mujeres en el mundo sufren de incertidumbre con respecto a los efectos que han podido tener estos implantes en sus cuerpos ya que gran parte de ellas, por desconocimiento o por falta de recursos continúan usando las prótesis que les ocasionan daños físicos y emocionales.

De hecho, de acuerdo con algunas versiones de médicos expertos en prótesis mamarias, las PIP podrían estar asociadas a un cáncer poco frecuente conocido como Linfoma Anaplásico de Células Grandes (LACG).

Desde que se conoció el riesgo que corrían las mujeres portadoras de los implantes, que tienen un riesgo siete veces mayor que otros de romperse o de una fisura que haga que se escape el gel, se dio la recomendación de que se removieran preventivamente los implantes.

De acuerdo con el presidente de la Sociedad Argentina de Mastología, Juan Luis Uriburu, citado por Infobae, “antes de colocarse un implante mamario, una mujer debe conocer la marca, elegirlo con el médico y verlo en su caja, que esté cerrado y que cuente con las autorizaciones sanitarias pertinentes”.

Sin embargo, para las mujeres que tienen el implante PIP, “la recomendación es seguir al igual que para quien tenga otra marca de prótesis colocadas: seguir con los controles evolutivos, o sea, que la vea el mastólogo para evaluar la glándula y su cirujano una vez al año para evaluar que la prótesis se encuentre en buenas condiciones”.

Por otra parte, un estudio de la firma Lozano Blanco & Asociados en 2018 entre las mujeres argentinas que estaban siendo representadas por estos abogados contra la empresa alemana, 64 % de ellas sufrieron angustia permanente derivada de usar o haber usado los implantes, el 68 % vio afectada su autoestima y el 36 % su desempeño laboral a causa de las complicaciones de las prótesis.

Además, si bien en Argentina, el promedio de mujeres afectadas por estos implantes fue de 7 % este fue muy bajo comparado con países como Colombia, Venezuela e Inglaterra con porcentajes de 53 %, 25 % y 30 % respectivamente.

Noticias relacionadas