nación

Exclusivo | “Fueron engañados... Yo estaría muerto o embalado allá”, el testimonio de exmilitar que no quiso ir a operación en Haití

A medida que la investigación va apuntando a resolver la responsabilidad de los colombianos en el magnicidio de Jovenel Moïse, surgen nuevas hipótesis sobre la posibilidad de que no sean culpables. Estos son los relatos de quienes no aceptaron la oferta de trabajo en Haití.


Un sorpresivo giro ha dado el caso de los colombianos detenidos en Haití. Este jueves, las autoridades de ese país aseguraron que 26 de los 28 atacantes que participaron en el asesinato del presidente Jovenel Moïse eran colombianos. El ministro de Defensa, Diego Molano, confirmó que se trataba de un grupo de militares retirados, mientras que el general Jorge Luis Vargas, de la Policía Nacional, entregó más detalles de cómo habrían concretado el viaje.

Hasta el momento se han conocido varios detalles de la cooperación y comunicación permanente que están sosteniendo las autoridades colombianas a través de la Interpol y otras instituciones con las autoridades haitianas, con el fin de esclarecer el papel de los exmilitares colombianos en este magnicidio. Sin embargo, aún hay muchos cabos sueltos. Algunas hipótesis apuntaron este viernes a que los colombianos habrían sido “engañados” cuando les ofrecieron el trabajo en Haití y que supuestamente no sabrían que la misión que les habrían encomendado era asesinar al presidente de ese país.

SEMANA conoció los relatos de otros a los que les fue ofrecida la misión en en el país centroamericano. Uno de ellos asegura que un coronel los contactó, que estaba buscando 20 comandos y que todo sonaba muy raro: “Esos manes se fueron entusiasmados porque supuestamente los llamó un coronel para que se presentaran y hubo unos que no contestaron y se llevaron gente normal, pero necesitaban 20 comandos”.

Otro de ellos también aseguró que a pesar de conocer al hombre que los estaba reclutando, él decidió no asistir: “Al tipo lo mataron, yo era para haberme ido con ese combo engañado, porque el tipo nos decía que era una empresa, pero a mí se me hicieron raras muchas cosas. Que una foto en uniforme blanco, que solamente se necesitaba pasaporte, mas no visa; que tocaba tener botas de desierto... todos los que cogieron allá tenían esas botas (…) Esta sería la hora en la que yo estaría muerto o embalado por allá, bendito mi Dios”.

Agregó que varios de los colombianos que están detenidos no saben la razón, ni qué fue lo qué pasó: “Los ‘manes’ detenidos no saben ni por qué; quién sabe qué HP les dijeron, puros engaños, veo como 15 ‘manes’ conocidos”.

Sobre los fallecidos, uno de los exmilitares reconoció a Duberney Capador Giraldo, de 40 años de edad, quien había ingresado al Ejército el 1.° de enero de 2001 y se retiró el 17 de enero de 2020: “Yo estuve con todos esos manes, ellos son del Bloque de Búsqueda ya retirados (…) Yo estuve tentado para irme porque me pintaron un negocio bueno, para ganar bien y mire lo qué pasó, era un engaño; de pronto estaba mal planificada la cosa y vea, los cogieron”.

Acerca de las imágenes publicadas de los detenidos, en los relatos se puede escuchar a uno de ellos asegurar que el grupo salió con un proyecto designado y que no sabían a dónde llegar. “El negrito que estaba en el grupo mandó fotos en Santo Domingo con el mismo grupo que estoy viendo yo. Esos manes salieron con un proyecto y no sabían a dónde llegar, ellos llegaron a Santo Domingo”.

Cabe señalar que una comunicación enviada al Gobierno, a través de la Embajada en República Dominicana, también puso la lupa en que los colombianos no estarían relacionados con la muerte del presidente de Haití.

De acuerdo con esa misiva, contrario a lo que sostienen las autoridades haitianas, los militares retirados colombianos no serían los responsables del crimen del mandatario, ocurrido en la madrugada del pasado 7 de julio. Por el contrario, ellos habrían viajado con un contrato firmado para prestarle seguridad al amenazado presidente, que sabía y había denunciado públicamente que lo querían matar.

De hecho, según esta nueva hipótesis, los colombianos habrían auxiliado a la primera dama Martine Moïse tras ser tiroteada por los atacantes y le habrían salvado la vida.

Se planteó que los militares retirados colombianos, todos expertos comandos, habían llegado a la casa presidencial después de los hechos, encontrándose con la escena macabra del presidente al cual estaban cuidando. Si no fueron los colombianos, ¿entonces quién mató al presidente Moïse? Ya es muy fuerte la posibilidad de que se haya tratado de un crimen de Estado y que en él haya participado el propio cuerpo de seguridad que tenía la obligación de cuidar al primer mandatario de los haitianos.

Incluso, algunos en Haití, que creen en esta hipótesis, empezaron a mirar con desconfianza al primer ministro de ese país, Claude Joseph. Justamente, en declaraciones a la radio, el senador haitiano Steven Benoît dijo este viernes que el presidente no fue asesinado por los colombianos, sino por sus propios agentes de seguridad.

“No he visto a ningún agente de policía víctima, solo al presidente y su esposa. Si son responsables de la seguridad del presidente, ¿dónde estaban?, ¿qué hicieron para evitar que esto ocurriera al presidente?”, cuestionó el comisario del Gobierno de la capital, según la agencia AFP.