nación

Negocio bomba: Colombia alcanza sus mayores ventas de armas al exterior

La Industria Militar Colombiana logró las mayores exportaciones de su historia con dos negocios de venta de fusiles a Guatemala y bombas a Emiratos Árabes Unidos. Así se mueve el país en el mercado mundial castrense.


La Industria Militar Colombiana (Indumil) alcanzó sus mejores resultados en el mercado internacional de la guerra. Con la venta de bombas a Emiratos Árabes, fusiles a Guatemala y granadas a Paraguay, entre otros negocios, esta empresa estatal llegó a su pico histórico en exportaciones. Durante 2019 hizo negocios internacionales por 75.945 millones de pesos, 7.000 millones más que en 2018. El crecimiento es más evidente si se compara con que en 2017 produjo ventas por 8.481 millones de pesos y en 2016 por 9.284 millones.

Indumil hace negocios con 17 países, entre esos Estados Unidos, India, Turquía y Sudáfrica, pero los contratos con Guatemala y Emiratos Árabes impulsaron sus exportaciones al pico histórico. El primero, un negocio se firmó a mediados del año pasado, en Bogotá, entre el general Luis Miguel Ralda, ministro de Defensa de Guatemala, y el almirante Hernando Wills, gerente de Indumil.

Se trató de la venta de 8.000 fusiles Galil Córdova, calibre 5,56x45 milímetros, por 35.000 millones de pesos, para la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Esta es una de las mayores compras que ha hecho ese país centroamericano. Solo Indumil produce estos fusiles en el mundo. Israel dejó de hacer los Galil hace una década y Colombia los perfeccionó a tal punto que buena parte de las piezas de los fusiles vendidos a Guatemala son de diseño colombiano.

La venta de 3.000 bombas MK 82 y 8.000 detonadores a Emiratos Árabes Unidos se convirtió en el mayor negocio. Estos artefactos se lanzan desde aviones de combate y ese país los usa en sus guerras contra grupos extremistas como Isis. La venta representó 39.000 millones de pesos. Indumil también le vendió a Paraguay 5.900 granadas de práctica y para morteros, por más de 1.800 millones de pesos

Las exportaciones bélicas no son el mayor negocio de Indumil. Los productos militares representan el 15,5 por ciento de las ventas, pero los explosivos y las emulsiones hacen el 77,8 por ciento. Estos últimos sirven en minas y canteras o en proyectos de infraestructura en todo el país. De todos modos, el negocio de las armas muestra el mayor crecimiento en los últimos años.

Para 2022, Indumil espera exportar 200.000 millones de pesos anuales, más del doble del monto actual.

Como las ventas de armas a las fuerzas militares y policiales colombianas disminuyeron desde la firma del acuerdo de paz con las Farc, Indumil equilibró esa caída con las ventas al exterior. En 2015 y 2016, por ejemplo, emisarios del jeque Jalifa bin Zayed Al Nahayan y del rey Salmán bin Abdulaziz, los monarcas de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, respectivamente, visitaron la fábrica de municiones de Indumil en Sogamoso. Luego vinieron los primeros grandes negocios. En desarrollo de esa estrategia, por ejemplo, el año pasado Indumil expuso sus productos bélicos en ferias internacionales en Las Vegas, Abu Dabi y Río de Janeiro.

Para 2022, Indumil espera exportar 200.000 millones de pesos anuales, más del doble del monto actual. Y para eso ha explorado el desarrollo de más productos. Entre otros, trabaja en las bombas MK 83. Estas pesan 1.000 libras, son mucho más poderosas que las que fabrica y vende actualmente y además pueden ser lanzadas contra sus objetivos de manera guiada. De ese modo Colombia, un tradicional importador de armas, ha empezado a ganar su espacio en el mercado de la guerra.