nación

Presencia de Gustavo Petro en Medellín calentó los ánimos de la gente: así fueron los gritos a favor y en contra

El congresista, que sigue en campaña con miras a 2022, fue abucheado por un sector que le pidió que se marchara. Otro sector lo respaldó.


El senador Gustavo Petro estuvo en el departamento de Antioquia y en Medellín en el marco de su gira con miras a las elecciones presidenciales de 2022. Durante su paso por ‘El Hueco’, en Medellín, hubo personas que le gritaron toda serie de insultos, al tiempo que otro sector le manifestaba su apoyo. El congresista, por su parte, subió a sus redes sociales las imágenes de sus encuentros en el marco de dicha visita.

“Con el magisterio de Antioquia en Medellín”, escribió en un mensaje en Twitter el senador y en cuya publicación deja ver la multitud presente. “Todo el magisterio de Antioquia de frente por la educación de su pueblo, de frente con.el Pacto Histórico”, agregó en otro mensaje.

Los abucheos contra el senador Gustavo Petro:

“La sede más bonita de Colombia y las candidata(o)s por Antioquia al Pacto Histórico”, señaló en otro mensaje el senador Petro.

Lo cierto es que su visita generó división entre quienes lo apoyan con sus intenciones de llegar a la Casa de Nariño en 2022 y quienes no lo toleran de ninguna manera.

Las voces a favor de Gustavo Petro:

Petro fue el segundo candidato con más votos en los comicios de 2018, en los que fue derrotado en segunda vuelta por el actual presidente, Iván Duque. En esa ocasión, el senador de la Colombia Humana se presentó mediante recolección de firmas y luego pidió el reconocimiento legal de su movimiento. Pero en diciembre de 2018, el Consejo Nacional Electoral rechazó su solicitud.

El Consejo Nacional Electoral (CNE), una entidad conformada por representantes de partidos políticos, alegó que la organización no cumplía con los requisitos de ley. El líder opositor acusó una “persecución sistemática del Estado” e impugnó esta decisión ante la Corte Constitucional, que recientemente ordenó el reconocimiento jurídico del movimiento político de Gustavo Petro, con lo que adquiere estatus de partido político y accede a financiación estatal.

Gustavo Petro, líder de la Colombia Humana, sigue punteando en la intención de voto en Colombia. Según la más reciente encuesta del Centro Nacional de Consultoría para SEMANA, obtiene el 19,7 por ciento. Sus contrincantes, en cambio, se ubican a una distancia abismal, y las cifras realmente demuestran que el voto antipetrista está atomizado para las elecciones presidenciales de 2022. El exalcalde de Bogotá no tiene todavía cómo ganar solo en primera vuelta la Casa de Nariño. Sin embargo, ha empezado a recuperarse de su caída en medio del paro nacional.

Entre mayo y septiembre, Petro perdió ocho puntos porcentuales, de los cuales ya recuperó casi tres. Por el contrario, sus competidores bajaron o se estancaron, y todos se encuentran por debajo del 6 por ciento, en un hecho inédito en la historia reciente del país a estas alturas de la contienda.

¿Por qué Petro luce hoy como un Goliat y los demás como unos enanitos políticos? La respuesta reúne varias explicaciones. Él sí está haciendo campaña, es disciplinado y, a pesar de la controversia por sus concentraciones masivas, estas demuestran que sabe que un presidente se gana los votos en las calles y al lado de la gente. Es muy fuerte en redes sociales, pero no ha caído en el error de creer que se puede ganar una elección solo a punta de Twitter.

Petro está presente los siete días de la semana en el debate público. Dice lo que la gente quiere oír, y, aunque es tildado de populista, sus posturas generan conversación y obligan a los medios de comunicación a registrarlo y a mantenerlo vigente. Es un político en campaña permanente, como lo anunció el día en que perdió frente a Iván Duque en la segunda vuelta de 2018.