política

Proyecto para regular marihuana en adultos pasó su primer debate

La iniciativa fue aprobada por la mayoría de los congresistas. En esencia, busca que se regule el consumo recreacional de productos derivados del cannabis. Aún le faltan tres debates, pero este primer paso ilusiona a sus promotores.


El proyecto que busca regular la marihuana en Colombia superó su primer debate en la Comisión Primera del Senado donde logró una votación de 11 a 3. En esencia busca que se despenalice el consumo de productos derivados del cannabis en el país para que los mayores de edad puedan consumirlo de forma recreativa.

Gustavo Bolívar, autor de la iniciativa, que es respaldada por congresistas de diferentes bancadas, celebró el avance. “Es un día histórico para Colombia, acaba de ser aprobado el proyecto que regula el uso de la marihuana adulta, es decir la marihuana recreativa. Esto es entrar en la honda que ya entró los Estados Unidos con 16 estados que han regulado la marihuana recreativa. En la honda que entró Canadá, Uruguay...”.

Bolívar también dijo que para él este proyecto tiene otras consecuencias de fondo que pueden contribuir al avance del país. “Es un empuje importante y vital para la paz. Ustedes saben que producen más muertos la guerra contra las drogas que las mismas drogas”, dijo el senador de Decentes.

Y agregó que con este proyecto no es que se defiendan este tipo de sustancias. “No estamos defendiendo las drogas, no estamos diciendo que sean buenas, estamos diciendo que hay que regular para darle un respiro a los territorios, para hacer que los campesinos y nuestros indígenas se enriquezcan, cualquier colombiano merece ser rico y si ellos pueden tener estos cultivos ilícitos en vez de ir a la cárcel van a tener dinero para educar a sus hijos y por esta vía va a llegar la paz a Colombia”, señaló Bolívar.

Luis Fernando Velasco del Partido Liberal fue quien se encargó de sacar el proyecto adelante en la comisión y lograr convencer a sus colegas, reconoció que el consumo de la marihuana es un problema de salud pública pero que hay dos maneras de enfrentarlo.

“La manera como Colombia lo ha venido enfrentando en los últimos años con pésimos resultados y es el prohibisionismo. ¿A qué nos ha llevado el prohibicionismo? A que generemos un gran negocio que las mafias han capturado y que para defender ese negocio de cultivos, el comercio, la exportación de la marihuana, el microtráfico, han generado gran violencia, muchas muertes en Colombia”, comentó.

Velasco dice que el propósito de quienes impulsan el proyecto es que se regularice su consumo para quitarle el negocio a las mafias y que haya un monopolio en cabeza del Estado para que le distribuya solo a los adultos. Que no se haga publicidad para consumir marihuana, que se prohíba entregársela a los menores, que se puedan cobrar impuestos y que con ellos se hagan programas de prevención a la drogadicción.

“Esas son las dos grandes diferencias. Nosotros queremos quitarle el negocio a las mafias y entregar esa decisión a un adulto que sabrá si lo hace o no lo hace, y si lo hace, pagará impuestos, recibirá un buen producto y le quitaremos los campesinos cultivadores a las mafias y se las entregaremos al Estado”, dijo Velasco.

Sin embargo, los congresistas más tradicionales se opusieron al proyecto. Uno de ellos fue Santiago Valencia del Centro Democrático quien dijo que basaba sus argumentos lejos de los apasionamientos.

Comentó que hay un enfoque social en el que es claro que “la adicción destruye seres humanos, familias y sociedades”. “Lo que hemos visto y lo que vemos todo el tiempo en el territorio nacional de lamentablemente personas que llegan al consumo de drogas, es que son personas que destruyen su vida, que no pueden trabajar normalmente, que no pueden estudiar normalmente, que no producen y que lamentablemente están en función de consumir”, dijo Valencia.

Valencia recordó que, por su parte, presentó un proyecto que está en espera de ser discutido que habla sobre prevención de consumo de sustancias psicoactivas. “Para informarle a los jóvenes cuál es el potencial daño que puede hacer el diferente consumo de diferentes sustancias psicoactivas”, señaló.

El proyecto pasó el primer debate y el hecho fue celebrado por sus promotores. Sin embargo, saben que no tienen el camino fácil en los debates que le faltan. Hace unas semanas fue negado un proyecto similar pero que comenzó su trámite en Cámara. Pasó también el primer debate, pero en el segundo fue hundido. La diferencia es que este de Bolívar contó con un mayor respaldo.