nación

¿Qué viene para el general Mario Montoya, tras el anuncio de la Fiscalía de imputarlo por 104 falsos positivos?

El fiscal Francisco Barbosa aseguró que el exoficial es el determinador de esas ejecuciones extrajudiciales.


El fiscal Francisco Barbosa anunció en SEMANA una imputación contra el general Mario Montoya como determinador de 104 falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales. ¿Que viene para el exoficial? Esta semana la Fiscalía solicitará ante un juez la suficiencia para imputar al general.

La defensa de Montoya ya anunció que argumentará ante el juez que la Fiscalía no es competente porque el investigado está a disposición de la JEP. Sin embargo, hay que remitirse a la decisión clave que tomó la Fiscalía para anunciar la imputación después de un auto de la Corte Constitucional.

Se trata de la derogación de una circular que fue expedida por el fiscal encargado Fabio Espitia, que impedía las imputaciones a quienes tuvieron algún papel en el conflicto. “Existía una circular interna de la Fiscalía en la que se señalaba que los fiscales no podían imputar a personas que hubiesen participado en delitos de lesa humanidad o delitos de guerra y que hubiesen tenido relación con el conflicto armado. Esa circunstancia generó una interinidad”, dijo el fiscal Barbosa.

Quizás la defensa de Montoya termine acudiendo a la Corte Constitucional y sea ese tribunal el que dirima el asunto. Si los magistrados dan vía libre, la JEP tendrá a disposición la imputación de la Fiscalía para sustentar su proceso contra el general Montoya y sacar adelante su resolución de conclusiones.

El propio fiscal general confirmó que en la audiencia de imputación no se solicitará una medida de aseguramiento contra el exoficial por los falsos positivos porque la ley lo impide.

La JEP, al final, tendrá que tomar las últimas decisiones. Si el general Montoya reconoce su responsabilidad en las 104 ejecuciones extrajudiciales, incluidas las de cinco menores de edad, su pena será alternativa. Si por el contrario se mantiene en que es inocente, podría ir a la cárcel a pagar una pena de 20 años. Todos los responsables de estos falsos positivos están condenados y todos aseguraron que cometieron los crímenes en busca de premios.

La recta final del caso Montoya apenas empieza y seguro tendrá varios tiempos. La JEP tendrá la última palabra.