Home

Cartagena

Artículo

En la capital del Magdalena, al igual que en otros municipios de la región Caribe, se han registrado fuertes lluvias en las últimas horas.
Las fuertes lluvias podrían afectar las vacaciones de propios y turistas en el Caribe. - Foto: Alcaldía de Santa Marta

bolívar

Vacaciones en Cartagena o Santa Marta en diciembre: estas serán las lluvias que vivirá el caribe en vacaciones

Las lluvias se incrementarán en un 30 por ciento en el mes de diciembre de este año.

Las vacaciones de navidad y fin de año de este 2022 serán un tanto diferentes para quienes han esperado hasta el mes de diciembre para salir de la rutina y emprender viajes con distintos a playas y sitios turísticos.

La ola invernal de este año que ha causado múltiples estragos a nivel nacional continuara causando afectaciones, pues por ejemplo en la ciudad de Cartagena y Santa Marta altamente tenidos en cuenta para los viajeros serán sorprendidos por las fuertes lluvias que incluso tendrán un incremento.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) indicó que el aumento será de hasta en un 30% en la incidencia de precipitaciones para el Caribe en lo que resta de este año, sobre todo en departamentos como Atlántico, Magdalena, Bolívar, Sucre y Cesar.

“Se recomiendan consultar los pronósticos y estar atentos a las autoridades para que se puedan tomar medidas que permitan minimizar los riesgos”, indicó Marta Cadena, jefe de la Oficina de Pronósticos y Alerta.

De acuerdo con el informe de la entidad ambiental para este segundo semestre del año el fenómeno de La Niña se ha tornado con más fuerza y ha sido considerado como “el más extenso en los últimos 10 años”.

El presidente Gustavo Petro estima que hasta ahora son más de 700.000 damnificados en el país y gran parte de ellos son en la Región Caribe y le atribuye al fuerte invierno y a los efectos del cambio climático, las emergencias registradas.

Recientemente, el presidente junto a la ministra de Vivienda, Ciudad y Territorio, Catalina Velasco, estuvieron en el municipio de Pinillos, en el departamento de Bolívar, con el fin de atender las necesidades de las comunidades afectadas debido a la temporada de lluvias que azota a la costa Atlántica y evaluar las acciones en materia de vivienda.

El mandatario manifestó: “Estamos acompañando y escuchando a las comunidades afectadas, que en el país ya suman casi 700.000 damnificados. Esto que estamos viviendo no es un fenómeno natural, es el invierno más grave de los últimos 40 años, es una catástrofe de lo que se denomina el cambio climático; por eso, aceleraremos la atención de la emergencia por crisis climática para responder a las necesidades del pueblo”.

Ayudas económicas a damnificados

Las autoridades en el departamento del Atlántico atendieron rápidamente la emergencia registrada este jueves 24 de noviembre en el municipio de Juan de Acosta, tras el desbordamiento de arroyos, y las fuertes corrientes que ocasionaron que una montaña se viniera abajo y dejara incomunicado al municipio con Baranoa. Las familias damnificadas fueron auxiliadas con ayudas humanitarias, subsidios de arriendo y obras de mitigación.

La gobernadora del departamento, Elsa Noguera, visitó el corregimiento de Chorrera, donde ocurrió exactamente la emergencia, donde nueve viviendas del sector resultaron afectadas, también se registraron daños en las tuberías de gas, pero el servicio ya fue restablecido.

“Estamos visitando a las familias que fueron afectadas por las fuertes lluvias de anoche. Fue impresionante la cantidad de agua que cayó y el desbordamiento del arroyo Grande. Afortunadamente, había algunas familias que logramos reubicar y se evitó una tragedia porque ayer esas viviendas se vinieron abajo. Y seguimos apoyando a la Alcaldía en las reubicaciones con el subsidio de arriendo transitorio, para que las familias de este municipio y de todo el departamento que estén en riesgo salgan y permanezcan por un tiempo en arriendo hasta que podamos recuperar la tranquilidad y cesen las lluvias”, destacó la gobernadora.

La mandataria agregó que se continúa trabajando con la “maquinaria haciendo limpieza para poder garantizar que, cuando llueva tanto, el agua pueda circular en los arroyos. También estamos garantizando las ayudas humanitarias para que los afectados puedan mitigar la situación”.

Fueron 15 familias, que vivían en la zona afectada por el desbordamiento de arroyos y deslizamientos de tierra, que lograron ser reubicadas en un eco-hotel y otras en casas de familiares cercanos. En total, se han reportado 120 familias damnificadas en el municipio y en Chorrera se censaron 30 que están en riesgo.