Tendencias
El estacionamiento de una tienda Walmart en Coit Road se vacía cuando una segunda tormenta de invierno trajo más nieve y temperaturas bajo cero en el Plano, Texas. Walmart anunció el martes que la cadena cerrará 415 tiendas en Texas debido al clima. (Smiley N. Pool / The Dallas Morning News vía AP)
Dos personas tuvieron una discusión verbal en el Walmart Supercenter, ubicado en la cuadra 21000 de South Dixie Highway, que se convirtió en un tiroteo. - Foto: AP

mundo

Un joven de 16 años fue arrestado por el tiroteo en el famoso supermercado Walmart de Miami Dade

Malachi Allah, de 16 años, enfrenta cargos de portar un arma de fuego oculta, posesión de un arma de fuego por parte de un menor y disparar un arma de fuego en público.

Un adolescente enfrenta un cargo de asesinato en segundo grado, luego de que disparó y mató a un hombre dentro de un concurrido Walmart en el suroeste de Miami-Dade este miércoles 28 de septiembre, afirmó la policía.

Malachi Allah, de 16 años, enfrenta cargos de portar un arma de fuego oculta, posesión de un arma de fuego por un menor y disparar un arma de fuego en público.

La policía dijo que Allah y la víctima, identificada como Noah Pérez, de 19 años, tuvieron una discusión verbal en el Walmart Supercenter, ubicado en la cuadra 21000 de South Dixie Highway, que se convirtió en un tiroteo.

Según un informe policial, las imágenes de vigilancia muestran a Allah sacando un arma de su cintura y disparando a la víctima, quien, a pesar de estar gravemente herida, sacó su propia arma y también disparó. Desafortunadamente, Pérez fue declarado muerto más tarde en el hospital.

El herido ingresó al inmueble por la parte trasera en compañía de una mujer.
El joven explicó que después de escuchar a la víctima decir su nombre, sacó una pistola y comenzó a dispararle. - Foto: Getty Images/EyeEm

El fatal tiroteo aterrorizó a los compradores. Lily Sorzano estaba comprando cerca del departamento de electrónica y pensó que era una situación de un tirador activo.

“Escuché cinco disparos más y pensé: Oh, no, eso suena como disparos; luego le dije a mi mamá ‘escondámonos’; eso es todo, nos van a disparar ahora mismo a todos”, dijo Sorzano.

Por otro lado, la testigo Erika Pozo estaba comiendo cerca de la entrada de la tienda cuando sonaron los disparos. “Dejé caer mi submarino y corrí como loco, llegué al estacionamiento, la gente a mi alrededor me dijo que me bajara y me agachara detrás de los autos”, le confirmó Pozo a Local 10 News.

Por su parte, los oficiales detuvieron a Allah a varias cuadras de la tienda y lo llevaron a la sede de la policía de Miami-Dade, según el informe. La policía dijo que Allah confesó el crimen.

Allah le dijo a la policía que él y la víctima solían ser amigos, pero que tuvieron una pelea, según el informe. Los investigadores afirmaron que Allah se había topado con él en la tienda, lo que provocó la discusión.

“(Allah) declaró que después de la discusión procedió a caminar por la tienda”, escribió la policía. “(Él) explicó que después de escuchar a la víctima decir su nombre, sacó una pistola y comenzó a dispararle a la víctima”.

Por otra parte, Local 10 News visitó la casa del tirador acusado, pero la madre no quiso salir, además cree que su hijo se estaba defendiendo.“Amenazaron a Malachi. Amenazaron con matar a Malachi en varias ocasiones”, dijo la mamá de Allah. Ella describió las amenazas como algo “continuo”.

Según los informes oficiales, Allah les dijo a los oficiales que, en el momento del tiroteo, no vio a la víctima sosteniendo un arma.

Por el momento, la policía llevó a Allah a la División de Servicios Juveniles de Miami-Dade y la investigación aún sigue en curso.

Tiroteo en una calle de Miami-Dade dejó tres heridos

En otros hechos, el domingo 18 de septiembre, en horas de la madrugada, una calle se convirtió en la escena de un tiroteo en el noroeste del condado de Miami-Dade, después de que la Policía confirmara que tres personas habían sido baleadas.

El presunto tirador, un hombre en silla de ruedas, regresó a la escena antes de ser detenido. Todo el incidente ocurrió en la esquina de Northwest 7th Avenue y 107th Street, a pasos del Chicagoan Bar and Lounge.

La Policía de Miami-Dade llegó al área donde encontraron a dos hombres con heridas de bala en la espalda, los brazos y las piernas.

Luego, los paramédicos llevaron a ambas víctimas al Ryder Trauma Center en el Jackson Memorial Hospital junto con una tercera víctima, quien iba conduciendo por su cuenta hasta North Shore Hospital.

Hasta el día de hoy, las tres víctimas fueron descritas como estables y las autoridades no han revelado aún el nombre del presunto tirador o alguna información sobre lo que condujo al tiroteo.