medioambiente

A punto de morir por sequía, 15.000 chigüiros en Casanare

De acuerdo con organizaciones protectoras de la fauna, las altas temperaturas tienen en riesgo a estos a animales.


Las autoridades ambientales del casanare se encuentran en alerta debido a la situación que se registra en Casanare ante las altas temperaturas que se presentan en esa región del país y que tienen en riesgo a más de 15.000 chiguiros.

De acuerdo con la información, los animales enfrentan dos dificultades: la falta de charcos para tomar agua y de plantas para alimentarse.

Esta situación se presenta, especialmente, en el municipio de Paz de Ariporo donde se registran altas temperaturas, aunque se prevé que en los próximos días comience la tradicional temporada de lluvias.

La advertencia fue hecha por la Asociación de Protectores de la Fauna Colombiana (Aprofac), que junto ambientalistas y habitantes de la zona ha hecho un llamado a las autoridades nacionales y departamentales para que tomen las medidas necesarias para evitar que estos animales mueran de hambre y sed.

Señalaron que tal es la situación que los animales permanecen cubiertos del polvo que dejan las camionetas y los carrotanques de las compañías petroleras que operan en la zona.

Entre tanto, el director de la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo de Casanare, Guillermo Pérez, aseguró que desde ese despacho ya han atendido el caso y permanentemente abastecen de agua a los chigüiros.

El funcionario señaló que las acciones que se han venido tomando están enfocadas a brindar salidas a corto, mediano y otras a largo plazo.

Pese a esos anuncios, las organizaciones defensoras de los chigüiros afectados en Paz de Ariporo en el Casanare consideraron que las medidas no son suficientes y piden responsabilidad y compromiso con todas las especies que habitan la zona.

Aprofac anunció que radicó un derecho de petición ante el Ministerio del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Corporinoquia, la Procuraduría General de la Nación, la Alcaldía de Paz de Ariporo y la Gobernación del Casanare, con el propósito de comprometer a las entidades a atender este caso de manera inmediata.

Un estudio adelantado por el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt indica que en el país existen 1.037 manadas de chigüiros, especie que hoy sigue sin un hábitat digno en el que pueda vivir en paz.

Alerta Amarilla ante llegada de la temporada invernal

De otra parte, Guillermo Pérez anunció que se decretó la alerta amarilla en prevención de la llegada de la ola invernal en ese departamento. En ese sentido, se expidió la circular 016, por el aumento de las lluvias relacionadas con el fenómeno de La Niña.

“En gran parte de la Orinoquía las lluvias normalmente se incrementan, especialmente desde abril y alcanzan su punto más alto entre junio y julio”, aseguró el funcionario.

Pérez indicó que aunque el fenómeno La Niña alcanzó su punto más alto en enero y febrero en el territorio nacional, en esta parte del país coincidió con la época seca; sin embargo, su incidencia seguirá evidenciándose por Io menos hasta el mes de mayo del 2022 con una intensidad débil.

La alerta roja en el Valle del Cauca se adopta, además, ante las previsiones del Ideam sobre el incremento de las lluvias en esa región del país, por lo que se anunciaron varias decisiones y se hicieron algunas recomendaciones.
De acuerdo con el Ideam y las agencias internacionales por el fenómeno de La Niña se podrían presentar excesos de precipitaciones y una mayor propensión a posibles emergencias por movimientos en masa, crecientes súbitas, avenidas torrenciales e inundaciones en Casanare. - Foto: Gobernación del Valle del Cauca

Recordó que, de acuerdo con el Ideam y las agencias internacionales, esto podría presentar excesos de precipitaciones y una mayor propensión a posibles emergencias por movimientos en masa, crecientes súbitas, avenidas torrenciales e inundaciones.

Aseguró que frente al inicio de Ia temporada de lluvias y su duración, los municipios y el departamentos deberán permanecer en estado de alerta amarilla, “siendo este un nivel de alistamiento y monitoreo de los eventos asociados a Ia temporada. Se deberá activar los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres, realizar Ia revisión de planes e inventarios, recordar el funcionamiento de Ia sala de crisis en caso de requerir activarse”.

Según las previsiones metereológicas, abril hace parte de la primera temporada lluviosa del año, época en la cual la zona de convergencia intertropical se ubica en el centro del territorio nacional, favoreciendo las precipitaciones en el centro de la región Andina y Pacífica.

Al oriente del territorio nacional, las lluvias dependen más de las fluctuaciones asociadas a la zona de convergencia del Atlántico sur y el ingreso de masas húmedas procedentes del sur del continente, las cuales favorecen las precipitaciones en la Amazonía y apoyan la transición de la época de menos lluvias a la temporada de más precipitaciones en la Orinoquía, especialmente en el Piedemonte Llanero.