vida moderna

Alimentos ricos en hierro para prevenir la anemia

Al principio la anemia puede ser tan leve que no se nota y no genera síntomas.


La anemia se presenta cuando hay una disminución en el número de glóbulos rojos en la sangre y también es conocida como nivel bajo de hemoglobina, lo cual genera cansancio y debilidad, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, puede ser temporal o prolongada, y oscilar entre leve y grave. Por tal razón, los signos y síntomas de la anemia varían según la causa y es posible que no tenga síntomas, pero los signos que sí se presentan son fatiga, debilidad, piel pálida o amarillenta, latidos del corazón irregulares, dificultad para respirar, mareos o aturdimiento, dolor en el pecho, manos y pies fríos, y dolores de cabeza.

Al principio puede ser tan leve que no se nota, pero los síntomas empeoran a medida que avanza la enfermedad.

Asimismo, los problemas médicos que pueden causar anemia son: períodos menstruales muy abundantes, embarazo, ulceras, pólipos en el colon o cáncer del colon; trastornos hereditarios; una dieta que no contiene suficiente hierro, ácido fólico o vitamina B 12; algunos trastornos, tales como anemia falciforme, talasemia o cáncer, anemia aplásica, deficiencia de glucosa -6- fosfato-deshidrogenasa; según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Por tal razón, el portal Nuevas Evas reveló varios alimentos ricos en hierro para prevenir la anemia:

1. Espaguetis de mar.

2. Espirulina.

3. Semillas de sésamo/Ajonjolí.

4. Frijoles.

5. Semillas de Calabaza secas.

6. Cacao Nibs.

7. Semillas de Cáñamo.

8. Cashews.

9. Garbanzos.

10. Semillas de Linaza.

11. Avena.

12. Pistachos.

13. Lentejas.

14. Espinaca para tratar la anemia.

15. Pasas con pepas.

Sobre la misma línea, otra recomendaciones para prevenir la anemia es consumir folato. Este nutriente, y su forma sintética de ácido fólico, se puede encontrar en frutas y jugos de frutas, arvejas verdes, frijoles rojos, cacahuates y productos de granos enriquecidos, tales como pan, cereales, pasta y arroz. De igual forma, el consumo de vitaminas B-12 y C ayuda a prevenir esta afección.

“Los suplementos de hierro usualmente se dispensan como sulfato ferroso, gluconato ferroso, citrato férrico o sulfato férrico. Los suplementos dietéticos que contienen hierro tienen una etiqueta que advierte que deben mantenerse fuera del alcance de los niños. La sobredosis accidental de productos con hierro es la causa principal de muerte por intoxicación en los niños menores de seis años de edad”, explicó el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

Hay que señalar que la deficiencia de hierro no es común, pero es posible que ocurra en las personas que no comen carnes, aves o marisco; que sufren pérdida de sangre, trastornos intestinales que interfieren con la absorción de nutrientes o que llevan una dieta malsana.

¿Cuándo se diagnostica anemia?

  • Hemograma completo. El hemograma completo se usa para contar el número de células sanguíneas en una muestra de sangre. En el caso de la anemia, el médico probablemente estará interesado en los niveles de glóbulos rojos (hematocrito) y hemoglobina en la sangre. Los valores normales de hematocrito en adultos varían según la práctica médica, pero generalmente se encuentran entre el 40 % y el 50 % en el caso de los hombres y entre el 35 % y el 43 % en el caso de las mujeres. Los valores normales de hemoglobina en adultos son generalmente de 13,6 a 16,9 gramos por decilitro para los hombres y de 11,9 a 14,8 gramos por decilitro para las mujeres. Las cifras pueden ser más bajas en el caso de las personas que hacen una actividad física intensa, están embarazadas o son de edad avanzada. El hábito de fumar y la altitud pueden aumentar las cifras.
  • Un examen para determinar el tamaño y la forma de los glóbulos rojos. Algunos de tus glóbulos rojos también podrían analizarse en busca de tamaño, forma y color inusuales.