salud

Ciática: estos son los mejores alimentos y vitaminas para aliviarla

Esta afección causa inflamación, dolor y algunas veces entumecimiento en las piernas.


Cuando se habla de ciática, se refiere a un dolor que irradia a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se ramifica desde la parte inferior de la espalda a través de las caderas y los glúteos, y hacia abajo de cada pierna, según explica el instituto de investigación Mayo Clinic.

“Esto causa inflamación, dolor y, a menudo, algo de entumecimiento en la pierna afectada”, precisa la mencionada institución.

Si bien el dolor asociado con la ciática puede ser grave, la mayoría de casos pueden manejarse con tratamientos no quirúrgicos y en poco tiempo. Las personas con ciática grave que está relacionada con una debilidad significativa en la pierna o con cambios en el intestino o en la vejiga podrían requerir de una cirugía, según los especialistas.

Las causas comunes de ciática están relacionadas con una hernia discal, estenosis raquídea, síndrome piriforme (un dolor que compromete el estrecho músculo en los glúteos), lesión o fractura de la pelvis y tumores, asegura la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Los hombres entre 30 y 50 años son más propensos a desarrollar este padecimiento.

El dolor ciático puede ser muy variable. Por ejemplo, puede sentirse como un hormigueo leve, dolor sordo o una sensación de ardor. En algunos casos, el dolor es tan intenso que imposibilita el movimiento de la persona, precisa la mencionada fuente.

Alimentos clave

Para ayudar a aliviar la inflamación y evitar el dolor es recomendable consumir algunos alimentos que ayuden en los procesos de desinflamación, según información del portal Medicina del Dolor, de España.

Por ejemplo, es importante incluir en la dieta alimentos que contengan ácidos omega-3 como el salmón, las sardinas, la caballa o el atún.

También es clave la ingesta de frutos rojos como los arándanos, las moras y las frambuesas y otros con propiedades antiinflamatorias como las cerezas, la piña o el aguacate, precisa el mencionado sitio web.

Aderezos naturales como la cúrcuma, el jengibre, el romero o el ajo también son aconsejables, al tiempo que no se deben dejar de lado verduras como el brócoli, la remolacha, el tomate o los pimientos. “Como plato principal o como ingrediente de muchas recetas, estas verduras son unos de los mejores alimentos para el dolor crónico”, asegura Medicina del Dolor.

Los vegetales de hoja verde como las espinacas, la lechuga o el repollo también son importantes porque además de tener propiedades antiinflamatorias, aportan vitaminas como la A, C y K, entre otros nutrientes.

Los frutos secos como las nueces, las almendras, las avellanas o los pistachos son un aperitivo natural que aporta ácidos grasos no saturados de gran efecto antiinflamatorio. La dieta debe incluir, además, fibra, vitaminas, minerales y carbohidratos complejos.

Los especialistas indican que es crucial consumir alimentos que contengan magnesio y vitaminas D, B12, E, B6, zinc y selenio.

Información de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos indica que algunos de los alimentos ricos en vitamina D son los pescados grasos, como la trucha, el salmón, el atún y la caballa, así como los aceites de hígado de pescado. También se halla en el hígado de ganado vacuno, la yema de huevo y el queso.

Por su parte, la vitamina B12 puede obtenerse de pescado, carne, pollo, huevos, leche y otros productos lácteos. De igual forma, se puede hallar en almejas y algunos cereales para el desayuno, las levaduras nutricionales y otros productos alimenticios fortificados con vitamina B12 agregada.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala como importantes fuentes de vitamina E, los aceites de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya, las nueces, las semillas y las hortalizas de hoja verde.

Por último, la vitamina B6 puede recibirse de alimentos como el atún y el salmón, el banano, las legumbres, la carne de res y de cerdo, las nueces, los granos enteros y cereales fortificados y los garbanzos.

Cuando los dolores producidos por la ciática no mejoran con la alimentación, se debe recurrir a un médico para obtener tratamiento especializado.