La enfermedad de Alzheimer es la primera causa de demencia en el mundo. - Foto: getty images

salud

Cinco hábitos para reducir el riesgo de padecer alzhéimer

Este trastorno cerebral es la principal causa de demencia en el mundo.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que destruye lentamente la memoria y la capacidad de pensar. Con el tiempo puede incidir en la habilidad de las personas para realizar tareas con bajo nivel de complejidad.

Según el portal Alzheimers, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, quienes enfrentan este padecimiento es posible que experimenten cambios tanto en la conducta como en la personalidad.

Los síntomas de este padecimiento, que se reflejan en los cambios en la forma de pensar, recordar, razonar y comportarse, se conocen como demencia. “Por esta razón, algunas veces se hace referencia a la enfermedad de Alzheimer simplemente como “demencia”. Otras enfermedades y afecciones también pueden ocasionar demencia, pero la enfermedad de Alzheimer es su causa más frecuente en las personas mayores”, precisa la mencionada fuente.

Contrario a lo que podría prensarse o que muchas veces se dice, esta enfermedad no es una parte normal del envejecimiento, sino que es el resultado de cambios complejos que se presentan en el cerebro y que empiezan años antes de que los síntomas aparezcan.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntan a que en el mundo unos 55 millones de personas viven con demencia, una cifra que, se prevé, llegará a los 78 millones en 2030. Cada año se diagnostican unos 10 millones nuevos de casos de la enfermedad de Alzheimer en el planeta.

Esto sin contar con los millones de casos sin diagnosticar y sin incluir a los familiares y cuidadores, que también se ven afectados por la problemática que rodea a esta enfermedad, asegura el portal Cinfasalud, de España.

Si bien no existe una estrategia probada para la prevención del alzhéimer, lo que sí es cierto, según el instituto de investigaciones Mayo Clinic, es que los hábitos saludables del estilo de vida, como llevar una buena alimentación, hacer ejercicio y no fumar, pueden tener un efecto en la reducción del riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. Estos son algunos de los hábitos a tener en cuenta para prevenir el desarrollo de esta afección.

Buena nutrición

Reducir las grasas, especialmente las saturadas, los productos animales y los alimentos procesados es determinante. De igual forma, se deben ingerir más plantas de todas las variedades, especialmente verduras y fríjoles, incrementar el consumo de frutas, especialmente bayas y bajarle a la ingesta de sal, según el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia.

Estimulación

Leer, escribir, calcular y aprender nuevos idiomas y hacer crucigramas, son algunas de las posibilidades para desarrollar la mente. Se puede empezar a hacer esto en cualquier edad, pero cuanto antes mejor. Las actividades en grupo también funcionan.

Actividad física

La actividad física protege el cerebro. Por lo tanto, las personas sedentarias son más propensas a desarrollar demencia. Según los expertos, las personas debería practicar al menos 150 minutos de actividad moderada a la semana. Si los entrenamientos son de alta intensidad, el tiempo puede bajar a 70 minutos.

No fumar

Los cigarrillos contienen una serie de productos tóxicos que, de acuerdo con los especialistas, generan inflamación y cambios vasculares en el cerebro. Además, provocan daños irreversibles en las células, por lo que una de sus posibles afectaciones puede ser el desarrollo de la demencia.

Vida social

Nada es más saludable para el cerebro que socializar con la gente. Visitar a los amigos y familiares, compartir y jugar es una buena alternativa para mantener el cerebro en buena condición y evitar la enfermedad de Alzheimer. No se requiere tener un gran círculo de amistades, lo más importante es el contacto regular con personas que aporten cosas positivas como buena energía.